Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

miércoles, 13 de julio de 2011

SOBRE EL COMPLEJO DE EDIPO.

Que, como es sabido, consiste en el desprecio hacia el progenitor (A , B ó C) del mismo sexo del que lo padece.

¿No les parece a ustedes sintomático que los socialistas muestren claramente este complejo, y don José Luís sacrificase el Rodríguez, y don Alfredo haya renunciado al Pérez en los carteles electorales?

¿O es que los apellidos maternos dan mejor juego publicitario, y son capaces de vender a su padre por un puñado de votos?

2 comentarios:

Soldado Vikingo dijo...

Felipe era González de primero, ¿no?.
Supongo que lo de Zapatero será por cuestión electoral, ya que ZP suena mejor que RD.

Rafael C. Estremera dijo...

González lo era de primero, sí; pero la campaña electoral se la hicieron al grito de "Felipe, capullo, queremos un hijo tuyo".

Publicidad: