Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

martes, 12 de julio de 2011

SOBRE EL ADELANTO ELECTORAL.

Zapatero dice que con la crisis no puede pensar en el adelanto electoral, advertía en titulares La Gaceta de ayer.

Lo declaraba Rodríguez, por lo visto, para dar a entender lo mucho que le ocupa y preocupa el tema económico, al que quiere dedicar todos sus esfuerzos. Incluso -digo yo- los que lleva guardados desde hace seis años.

Andan los peperos pidiendo unas eleccioncitas por el amor de Dios, quizá incluso convencidos de buena fe que don Mariano va a ser en algo distinto a don José Luis. Para mi, que cada día estoy más convencido -aunque muchos años ha que lo aprendí- de que nuestra España no va a salir de unas elecciones, la convocatoria o no convocatoria adelantada es indiferente. El único cambio, si gana el PP -obsérvese el condicional- será que acaso el nuevo Gobierno haga recuperar algo la confianza extranjera. No porque la merezca, que ya se verá que no, sino porque ya no puede caer más.

Desde mi punto de vista, la frase citada de Rodríguez da la clave: con la crisis no puede pensar en el adelanto electoral.

Y no porque esté muy ocupado o preocupado -todo lo que lleva sin estarlo desde antiguo- sino porque en esta circunstancia la bofetada de las urnas puede ser morrocotuda.

Tiene que esperar a ver si la casualidad -no la actividad- hace que la situación mejore; a ver si se encadenan tres meses en los que sea posible maquillar la realidad del paro; a ver si el señor Pérez logra hacerse pasar por un partido de oposición, a ver si los nuevos beneficios a la banca -que cada vez cobra comisiones y gastos más abusivos- le garantizan buenos créditos -condonados, ya se entiende- de cara a la campaña electoral que ya ha empezado aunque sea ilegal hasta dos semanas antes de las elecciones.

Tiene que esperar a ver si se produce algún milagro, para que el cabreo de la gente se remanse, y para que los que empiecen a cabrear al personal sean los del PP allí donde haya ganado.

Y para eso necesita ganar tiempo, estirar la legislatura hasta donde sea posible. No puede pensar en el adelanto electoral.

3 comentarios:

Rafa España dijo...

Bastante tiene con pensar en qué va a ser de él cuando salga de La Moncloa. ¿Donde irá?. ¿De okupa con su hija?.
En cuanto a las siguientes elecciones, cuando se celebren, si es que hay algo que celebrar... no te sé decir, pero me da la mosca que el ganador...¡NO TIENE BARBA!. Ya ves tú que tontería.
Un saludo.

Apañó dijo...

Acertado análisis. De hecho, la penosa táctica sociata durante todos estos años ha sido la facilona e irresponsable del "esperar a ver qué pasa".

Rafael C. Estremera dijo...

Hombre, Rafa, supongo que no va a quedarse en la calle... siempre se podrá ir al castillo que se está haciendo -o se ha terminado ya- en León.
Cuando él llegue, no le faltarán ni los fantasmas.

Amigo Apañó, las dos ideas básicas del socialismo con "esperar a ver qué pasa" y hacerlo "como sea".

Publicidad: