Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

viernes, 3 de septiembre de 2010

SOBRE LA RECTIFICACION CHACONERA.

Que, según informa mi camarada Lobo Ibero en su Cruzada Hispánica, se ha tragado el deseo de quitarle a la Legión su gorrillo tradicional.
Aquí está la noticia de Cruzada Hispánica:
-
La decisión de Chacón de eliminar el "chapiri", gorro típico de la Legión, por una boina causó un gran revuelo y un gran malestar entre los legionarios. Ante estos hechos, Defensa ha reculado y ha emitido una nota, que recoge El Confidencial Digital, en la que anuncian que mantendrán su típica prenda.
http://www.elconfidencialdigital.com/Articulo.aspx?IdObjeto=26109
La revuelta del ‘chapiri’ obliga a Defensa a emitir una extraña nota diciendo que Fulgencio Coll (JEME) ha decidido ahora que la Legión mantendrá su gorro
La publicación en estas páginas de la intención de Defensa de eliminar progresivamente el ‘chapiri’, el gorro de la Legión, ha provocado una oleada de reacciones dentro de los Tercios, entre los veteranos del cuerpo, en otras unidades del Ejército y en la opinión pública. El eco de esa información ha obligado al ministerio a publicar una nota que muestra que se ha producido una marcha atrás.
La publicación en estas páginas de la intención de Defensa de eliminar progresivamente el ‘chapiri’, el gorro de la Legión, ha provocado una oleada de reacciones dentro de los Tercios, entre los veteranos del cuerpo, en otras unidades del Ejército y en la opinión pública. El eco de esa información ha obligado al ministerio a publicar una nota que muestra que se ha producido una marcha atrás.
El pasado jueves 26 de agosto, El Confidencial Digital revelaba que el ministerio de Defensa había tomado la decisión de que el ‘chapiri’, el tradicional gorro con borlas de la Legión, fuera sería sustituido progresivamente por una boina de color granate.
Se trataba de un nuevo capítulo de la política de “de adaptación y mejora” del cuerpo de la Legión, tal y como lo definió el año pasado el teniente general Virgilio Sañudo, jefe de la Fuerza Terrestre, cuando prohibió las largas barbas y patillas que predominaban entre la tropa de los Tercios.
El plan de sustitución del ‘chapiri’, diseñado entre Defensa y el Estado Mayor del Ejército, contemplaba una primera fase de aplicación: las misiones internacionales en las que participe el cuerpo legionario, como las actuales en Líbano y Afganistán.
Según la información ofrecida a este confidencial por altos mandos de la Legión, esta primera fase sería un “simulacro” para comprobar cómo afectaba la nueva normativa a los Tercios, conscientes en Defensa del apego que muestra el cuerpo a sus símbolos y tradiciones. En caso de que la medida fuera asumida, se aplicaría más tarde al resto de la Legión.
Este plan, cuyos ecos llegaron a los altos mandos de los Tercios, generó un clima de desasosiego y numerosas muestras de rechazo entre los legionarios. De hecho, como admitían a El Confidencial Digital mandos del cuerpo, algunos de los profesionales comenzaron a preguntar “si no se iba a hacer nada” en relación con la medida.
Por otra parte, los veteranos de la Legión, muchos de ellos adscritos a asociaciones y hermandades de Caballeros Legionarios, comenzaron a hacer circular por la red la propuesta de organizar una “sonora bronca” durante el desfile del 12 de octubre, el Día de la Hispanidad, fiesta nacional. La consigna era presentarse en la Castellana con el polémico ‘chapiri’.
Una ‘extraña’ nota del JEME
Tras la publicación de esta información, numerosos medios de comunicación nacionales se hicieron eco de la noticia, que incluso tuvo espacio en columnas de opinión, y en las tertulias de televisión y radio.
Desde el ministerio de Defensa nadie salió al paso de estas informaciones. No hubo reacciones oficiales ni oficiosas. Hasta que ayer, jueves, 2 de septiembre, una semana después de la publicación en ECD, la web oficial del Ministerio incluyó una extraña nota del Ejército de Tierra titulada “Modificaciones en la normativa de Uniformidad”.
La nota afirmaba que el general Fulgencio Coll, jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME), había “difundido recientemente una serie de decisiones” en materia de uniformidad. Pero se omitía el dato de la fecha en que se había producido dicha medida y el rango de la decisión, si se trataba de una instrucción, una orden…
Según la nota insertada ayer en la web del ministerio de Defensa, las decisiones del JEME especificaban, entre otras cosas, que “como hasta ahora, no se exigirá la gabardina, y se autoriza el uso del chaquetón mimetizado y guantes de combate en las formaciones con uniforme de diario”.
Y se anunciaba a continuación que, con el uniforme de diario y trabajo “sólo se utilizará la boina como prenda de cabeza, excepto la Legión, en la que se mantiene el ‘chapiri”, y la Academia General Militar con su uniforme de trabajo gris con gorro de igual color”.
El Confidencial Digital se ha puesto en contacto con el Ejército de Tierra para conocer detalles más precisos –como por ejemplo su fecha de emisión- sobre la circular interna redactada por el general Coll. No se ha obtenido respuesta alguna.

-
-

Enhorabuena a La Legión, y a cuantos admiramos al glorioso Cuerpo fundado por Millán Astray y organizado por Franco.

SOBRE CIENCIA, FE Y LA AFIRMACION DE DON STEPHEN HAWKING.

Que -comenta El País- "explica en un libro que el Big Bang es una consecuencia inevitable de las leyes de la física", y, por tanto, "no es necesario invocar a Dios".
No se preocupen, que no voy a soltar un rollo -lo único que estaría a mi alcance- sobre un tema que pensadores infinitamente más preparados -Benedicto XVI, por ejemplo- ya han tratado perfectamente. Ni es este el sitio, ni yo soy capaz de ello.
De lo que se trata, es de ofrecerles el vídeo que abajo pueden ver, y que he realizado, para poderlo poner aquí, convirtiendo un PPS recibido por correo electrónico. Quien desee el PPS original, puede descargarlo en este enlace.

video

Hace unos meses leí un libro de Stephen Hawking titulado Historia del tiempo. Me costó lo mío entender algo, porque la física nunca ha sido lo mío y porque -además- el señor Hawking me quitó el interés que pudiese tener en la lectura.
No se si es debido al interés de vulgarizar las cosas para tontos como yo, pero en el libro todo gira en torno a suposiciones. Cada vez que algo no sale como los científicos han supuesto que debía salir, van y se inventan una influencia de un algo no demostrable para explicar los resultados empíricos. En consecuencia, la astrofísica es una simple cuestión de fe. Pero de fe en un señor que, como el experimento no le resulta bien, en vez de pensar que él está equivocado, se inventa unas condiciones particulares para adaptar el resultado obtenido a la propuesta previa.
Y de todo ello, el señor Hawking deduce que Dios no existe, porque el Universo se explica perfectamente con las invenciones indemostradas de la ciencia.
Vamos, algo así como si yo les digo que dos y dos son cinco, junto dos granitos de arroz con otros dos y -como evidentemente lo que tengo son cuatro- digo que existe un quinto granito de arroz, que nadie ve, pero que tiene que estar ahí porque si no, dos y dos no sumarían cinco, que es lo que quiero demostrar.
Total: cuestión de fe. El señor Hawking y los de su escuela prefieren creer en sí mismos y en su propia inventiva. Otros grandísimos científicos -ya lo han visto en el vídeo- entendieron que lo que ellos podían conocer, descubrir y contarnos, tenía un orígen que no se explicaba con partículas imaginarias y efectos indemostrados.

Publicidad: