Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

lunes, 23 de noviembre de 2009

EN CUBA NO FALTA NADA

Que es el título con que me ha llegado -como suelen llegar estas cosas, realizada por algún alma generosa y expresionista, procedentes del limbo cibernético y destinadas a la difusión-, una presentación -aquí la puede descargar quien guste- sobre las maravillas de la Cuba de hogaño.
Como ignoro -entre otras muchas cosas- la forma de hacérsela visible aquí en su formato original, la he pasado a vídeo para ofrecérsela.
A todos ustedes, amigos lectores y, muy particularmente, a doña Esther López Barceló, la arqueóloga comunista que tan generosamente nos mostró sus opiniones respecto al paraíso socialista cubano en entrevista de El País. Entrevista que tuve el capricho de comentar en este mismo diario, según probablemente recuerden.
Las fotos recopiladas en este vídeo dan razón del interés que por la actual Cuba siente doña Esther: es una maravilla arqueológica. Como Pompeya, Troya o las ciudades mayas que al llegar los españoles llevaban ya siglos abandonadas.
El problema es que en esa Cuba arqueológica tiene que vivir la gente hoy.
Por cierto que el final -profético- será del agrado de la referida doña Esther. Ustedes, si han llegado hasta él, dirán si les apetece.

video

Publicidad: