Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

jueves, 28 de octubre de 2010

UNOS COMENTARIOS DE MI CAMARADA ELOY.

Mi camarada Eloy, para quien no lo sepa, es el único con quien conservo contacto de mis primeros años de militancia en la Fuerza Nueva de los últimos setenta. De otros muchos conservo memoria, y si anduvieran por ahí me gustaría volverlos a encontrar.
Pero Eloy y yo siempre trabajamos hombro con hombro -amén de en las tareas generales junto a todos los camaradas- en las periodísticas. Primero en Cruz de los Caídos, publicación de los Distritos de Ciudad Lineal y San Blas de FN; posteriormente, en algunas incursiones en El Alcázar de los primeros años 80 y, por fin, en la publicación EJE, de Juntas Españolas, en los últimos 80 y primeros 90. Quien guste tiene enlaces a todas ellas en la página de Ediciones anteriores.
Y hechas las presentaciones, aquí les dejo sus palabras:

***

Querido camarada Rafael:
Quiero, en primer lugar darte las gracias por haberme admitido en esa tu casa, como un ocupa consentido.
Quería haber entrado inmediatamente después de quedar descubierto por ti (no dirás que te lo puse difícil), pero no me fue posible por culpa del ordenador. Solucionado el entuerto, cuando intenté entrar para comentarte el asunto entre el alcalde de Valladolid y la nueva ministra de Sanidad (Dios vigile nuestra salud), señorita Pajín, pero comprobé que tu ya habías colgado un comentario más sabroso que el que yo hubiera sido capaz de hacer.
Por fin hoy, cuidado que me cuesta coger el hilo, quiero comentarte algo que me tiene verdaderamente sorprendido. Creo que es un hallazgo, que me atribuyo, pues no lo he oído comentar en ninguna de las tertulias de tele o radio, ni lo he podido leer en ningún periódico de tirada nacional o extranjera. El asunto es el siguiente: La división en dos grupos del conglomerado de izquierdas.
Ya se que hay una ensalada bastante numerosa de siglas pero yo, para simplificar, las reúno y las clasifico de la siguiente manera: La izquierda, al menos en España, se divide en dos grupos bien diferenciados: Los listos y los tontos. Los listos, no, los listillos, son los pepiños, los zapateros, los felipes, las leires, los méndez, toxos etc. Y los tontos son, los que pagan las cuotas de esos partidos, los que pagan las cuotas de esos sindicatos y los que se reivindican en su tontería: los que votan en los distintos comicios, sin tener en cuenta las consecuencias de anteriores votaciones. Durante seis años, nos han gobernado los listillos. ¿A donde nos conduce la reflexión que cabe hacer? ¿Cuál es el resultado de esta reflexión?: La tontería tiene mucho peso. Desgraciadamente, algunas veces, más que la ciencia.
Hablando de ciencia. Rafael, ¿sabes que la ministra de Ciencia e Innovación se ha inspirado en los inventos del “T.B.O” para poner en marcha todo el movimiento de su ministerio, en lo que es el futuro de la innovación futura de España, versión socialista?
-
Un fuerte abrazo y ¡que coño! ¡ARRIBA ESPAÑA!
-
Eloy R. Mirayo

3 comentarios:

27 puntos dijo...

Eloy, si eres camarada de Rafael, eres camarada mio, así de sencillo sin siglas ni otras gaitas que nos puedan distanciar; estoy encantado que "viejos" (cuidadín que no os llamo carrozas, yo no peino canas porqué no hay nada que peinar) camaradas, buenos camaradas se encuentren por éstos mundos de Dios (con perdón), para lo que puedas necesitar o tengas a bien disponer aquí tienes otro camarada para lo que dispongas.
Y al que le pique que se arrasque...
¡ARRIBA ESPAÑA!

Soldado Vikingo dijo...

Tu camarada tiene razón. Y por mucha democracia que haya, siempre son los "listillos", una minoría, quien tiene el poder.

Apañó dijo...

Bienvenido, Eloy.
Sagaz observación la tuya. Mi padre, que era franquista, decía que en España había muchos rojeras porque vivíamos (vivimos) en un país de monos; llámales tontacos o como mejor te plazca.

Saludos y ¡Arriba España!

Publicidad: