Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

jueves, 15 de julio de 2010

SOBRE UNA CONFESION.

Me confieso fumador.
Me confieso fumador dede hace unos 35 años, salvo un periodo de meses en el que comprobé mi incapacidad para dejarlo y seguir siendo un ser relativamente sociable.
Me confieso fumador, y sólo arrepentido de tener que pagar un 80% de impuestos en cada cigarrillo que fumo, y de ser uno de los patrocinadores de un Estado que recaudará cerca de 8.500 millones de euros a costa del tabaco.
Me confieso fumador, y declaro que me siento discriminado por mi camello, el Estado, que me clava indecorosamente, me cose a impuestos, me insulta, me veja, me maltrata psicológicamente, niega mis derechos, pero no retira la mano de mi bolsillo.
Me confieso fumador, y me entero -hoy lo dice 20 Minutos, edición papel de Madrid, pág. 11- de que el 68% de los españoles estaría a favor de que se prohibiera totalmente el tabaco. No en los lugares cerrados, incluidos locales de ocio, sino total y absolutamente. Hasta en mi propia casa, vamos.
Y me confieso fumador y ni siquiera asombrado de que más de dos tercios de la población de este batiburrillo de pijos y progres pida la prohibición del tabaco, mientras le importa un carajo -cuando no apoya claramente- el consumo de todo tipo de drogas, incluyendo los comas etílicos de fin de semana.
¿Acaso porque un borracho o un cocainómano, heroinómano, desneuronado de cualquier tipo y orígen, es fácilmente manipulable, en tanto que el tabaco no afecta a la claridad mental?
¡Adelante, savonarolas de nuevo cuño! Prohibid fumar al tiempo que permitís el consumo de toda droga y otras lindezas como el asesinato del enfermo, del anciano o del no nacido.
¡Así fuera verdad que lo prohibiérais totalmente, y los capos de la droga volvieran al clásico contrabando de tabaco!
---
P.S. Si alguno de los citados me lee, y quiere volver al negocio tradicional, que se ponga en contacto conmigo.

3 comentarios:

Rafa España dijo...

¡Majooooo! No nos libramos del paseo ninguno de los dos!
Lo tenemos crudo. Heteros, franquistas, del Real Madrid... y pa remate, fumadores.
Mas perseguidos que el Lute.

Apañó dijo...

Vamos a ver, que los fumadores siempre os victimizáis...
El bebedor (yo lo soy) se jode su puñetero hígado, paga también impuestos a porrillo, y "santas pascuas", a nadie más jode. El yonqui que se pega una sobredosis y la palma a nadie se lleva por delante, a no ser que le dé un mal navajazo a alguien por tal de robar y conseguir su dosis diaria.
Ahora bien, los fumadores se joden a sí mismos y al prójimo, lo queráis reconocer o no.
¿Cuántos niños pequeños han inhalado el humo del tabaco de sus padres mientras veían la tele o después de las comidas?
¿Cuántos de estos niños acabaron teniendo problemas respiratorios o aumentaron la probabilidad de ser asmáticos en el futuro?

De todas formas, no creo que la prohibición alcance a la vivienda privada, pues afortunadamente, hoy, el papá fumador sale al balcón o la terraza para fumarse un pitillo, en vez de echárselo a la cara a su hijo en un espacio cerrado.

PD: no os preocupéis, yo intercederé por vosotros, no obstante, para que no os lleven de "paseo". :))

27 puntos dijo...

Ya somos tres los pecadores de la nicotina,y, apañó, no somos víctimas somos apestados,que es peor.-

Publicidad: