Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

miércoles, 26 de mayo de 2010

SOBRE OTRO CHACONDEO.

La señora Chacón anunció ayer que a partir de junio -esto es, la semana que viene- los soldados españoles tendrán un nuevo equipamiento, consistente en chalecos antibala más fuertes y menos pesados, conexión a internet (para ponerse a leer el periódico durante las guardias, será); enlace inhalámbrico con el pelotón (seguro que en medio de ningún sitio funciona de maravilla), visor nocturno... En fin, la repera. Sobre todo, para quien se llevara el contrato del proyecto: 26 milloncejos de nada por decir que eso es lo que hay que llevar para estar al día. O a la moda, vamos.
Y uno se pregunta si no sería mejor empezar por dotar a los soldados de vehículos blindados -de los de verdad, no los que tienen ahora, que son blindados medios sobre ruedas y los revienta un estornudo- y dotados con inhibidores de frecuencia para que los simpáticos afganos, o musulmanes libaneses, o similares amigos de la alianza de civilizaciones zapateras, no los maten, y dejamos para luego las tonterías.
 
 

1 comentario:

Soldado Vikingo dijo...

Evidentemente, a los soldados les sería mucho mas útil un vehículo blindado en condiciones que la conexción a Internet.

Publicidad: