Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

miércoles, 13 de enero de 2010

SOBRE LOS QUE SOBRAN.

Dice don José Blanco que sobran controladores aéreos porque tienen un sueldo muy alto y no son rentables.
 
Pues hombre, si comparamos el trabajo y las jornadas de los controladores aéreos y los diputados y senadores, ni se imagina usted lo que puede ocurrir en cuanto a las rentabilidades de unos y otros.

1 comentario:

Soldado Vikingo dijo...

Yo creo que trabajan más los controladores aéreos que los políticos.

Publicidad: