Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

sábado, 31 de octubre de 2009

SOBRE LOS SIMULADORES.

Pues no, lo siento. No les voy a hablar de los cenutrios que simulan ser gobernantes; ni de los PijoProgres que se mimetizan de católicos y españoles; ni de los mamarrachos acurrunchados con las últimas esquirlas del fenecido muro de Berlín, que finjen ser progres; ni de las vivas no humanas que abortizan -esto es, apologizan el aborto- a caño (ojo al leer) abierto, emulando sin categoría a un doctor Mengele de pacotilla.
No les voy a hablar de alcaldes prevaricadores, concejales cohechistas y asimilados sinvergüenzas sin graduación. Ni siquiera del señor Garzón.
Les voy a hablar de la gran innovación establecida en Colmenar Viejo, pueblo de la provincia de Madrid, a efectos de mejorar la preparación de su policía. Innovación que consiste -20 Minutos, edición papel, pág. 5, 29/10/09)- en un sistema virtual, con el cual los agentes ven una pantalla que capta sus disparos con láser.
No soy acérrimo jugador de simuladores, y tampoco puedo presumir de mucha experiencia en el uso de armas de fuego. Pero, aunque jugara horas y horas en un simulador de carreras de coches, no estoy tan loco como para subirme luego a un fórmula uno y ponerme a correr. La castaña sería segura.
¿No habrá esta misma diferencia entre disparar con una pistolita de videojuego, y hacerlo con un arma de verdad? Porque con un simple 9 corto, lo difícil no es ya hacer puntería, sino evitar que el brazo pegue un brinco con el retroceso, cosa que ocurre inevitablemente si no se está acostumbrado.

2 comentarios:

soldado_vikingo dijo...

Un policia debe de aprender a manejar las armas con una pistola de verdad.

Anónimo dijo...

Si un policia en España usa el arma lo mas probable es que se le caiga el pelo.Antón

Publicidad: