Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

sábado, 31 de octubre de 2009

SOBRE LA ENSEÑANZA DE GABILONDO.

Gabilondo el rebotado, no el farsante; aunque bien visto, allá se van el uno y el otro, que farsantes son ambos, y rebotados los dos.
Gabilondo, el Ministro, propone -lo dice La Gaceta- que la educación obligatoria sea hasta los 18 años. Con eso, y las más que probables repeticiones de curso, se ponen los mozos y las mozas cerca de los 20 años. Y luego, a la Universidad, otros cinco si no son más.
Lo que hay que hacer para reducir las listas del paro, ¿verdad, don Angel?

1 comentario:

soldado_vikingo dijo...

El problema no es la educacion obligatoria, sino que se aproveche. Actualmente hay gente en 2º de la ESO que tiene 16 años por que estan alli sin hacer nada. Lo unico que conseguiriamos poniendo 2 años mas obligatorios seria juntar a gente de 14 años con gente de 18, y estas cosas son las que hacen que el sistema educativo español sea una pena.

Publicidad: