Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

lunes, 20 de julio de 2009

SOBRE LA LUNA.

Que -acaso ustedes se hayan enterado-, recibió hace ahora cuarenta años la visita de terrícolas. Aunque sobre esto no hay común acuerdo y -como La Parrala, unos que si, otros que no- siguen existiendo los que niegan el hecho.
Por mi parte, creo firmemente que el Hombre llegó a La Luna, por una razón indiscutible: la cantidad de congéneres que aún siguen estando allí.

5 comentarios:

iskander dijo...

Los que siguen estando en la luna y los que se vinieron de ella, porque de lunáticos vamos bien servidos.

Txiripitiflautiko dijo...

Si no hubiera sido por el detalle de la banderita ondeando en un vacío sin atmósfera y por la iluminación de estudio de cine, la verdad es que hubieran dado el pego.

Soldadito Valiente dijo...

Ha dado en el clavo, aunque lo de la banderita no es excusa. Podemos tener nuestras dudas acerca de la llegada a la luna, pero la banderita ondea por una barra que la sujetaba.

Por lo demás,decirles que mi blog ¡PRIETAS LAS FILAS! vuelve otra vez a las andadas trás un parón por los exámenes. Están todos invitados.

Un saludo

Acuarius dijo...

todo es posible...

Anónimo dijo...

Se considera que el hecho está muy contrastado por diversas fuentes, así que no podemos decir ni que no ni que sí, simplemente callar.

Publicidad: