Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

domingo, 5 de abril de 2009

SOBRE DONDE NOS VEREMOS, FEDERICO.

Para los peperos y asimilados, Federico, lo que se dice Federico, sólo hay uno: Jiménez Losantos.
Antiguo maoísta, reciclado en la más feroz derecha liberal-capitalista por mor de que de todas partes le han ido echando, el bueno de Federico se ha permitido, desde los micrófonos de la COPE, insultar alegremente a muchos sinvergüenzas y a muchas personas de bien. Los sinvergüenzas le han hecho morder el polvo de los Tribunales -verbigracia Gallardón-, pero también alguna persopna decente le ha obligado -judicialmente- a envainársela. Incluso, sin necesidad de intervención judicial, Rafael lópez Diéguez le hizo rectificar una información falsa que Federico lanzó -de la mano de José Antonio Abellán, otro que tal baila-, con fruición digna de mejor causa.
En aquella ocasión, Federico dió muestras de su mal perder, amenazando a Rafael López Diéguez y Alternativa Española con que en las elecciones nos veremos, maño.
Ahora, parece ser que la COPE proyecta prescindir de Federico en sus mañanas, y le da -como premio de consolación y por mantener la fidelidad de las peperas incorregibles que Jiménez ha llevado a votar a Rosa Díez-, la cotitularidad de un programa nocturno.
En fin, Federico; en las elecciones nos vimos, y nos seguiremos viendo. En las mañanas de la COPE, ya no.

3 comentarios:

Rafa Martín dijo...

Q.L.D.

27 puntos dijo...

¿ Cómo es eso de "....le llega su San Martín" ?

Rafael C. Estremera dijo...

Pues, para qué negarlo, que los dioses le porculicen.

Publicidad: