Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

martes, 7 de abril de 2009

SOBRE EL DESBARAJUSTE.

El producido a propósito de la puesta en libertad del llamado Astrit Bushi, cabecilla de una banda dedicada a atracar chalés con una salvaje violencia, y conocido por haber tenido entre sus víctimas a José Luis Moreno, aunque de las otras decenas o centenas no se hable.
 
También otro integrante de la banda, un tal Alejandro Fred Dada, fué excarcelado por error el pasado 18 de marzo, aunque volvió a ser arrestado días despues.
 
A todo esto, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid pide que se estudie la posibilidad de imputar a los policías encargados de la custodia del preso. Y de camino, archiva las diligencias contra el juez que ordenó su puesta en libertad por otro delito.
 
Los sindicatos policiales argumentan que a los agentes nadie les informó de que el tal Bushi venía de la cárcel y a ella debía regresar, y pasan la pelota a la Guardia Civil, que es la encargada de tasladar los presos desde las cárceles a los juzgados.
 
Total, que los jueces le echan la culpa a la Policía, la Policía al juez y a la Guardia Civil, que es más fácil. La Guardia Civil dice que su misión es entregarlo al juez, y sanseacabó.
 
Y lo peor, es que todos tienen razón, porque lo que resulta un cachondeo es el sistema en general, que hace agua por todas partes y lo extraño es que -con tal desbarajuste de competencias en manos de incompetentes-, los casos no sean muchos mas.

4 comentarios:

Rafa Martín dijo...

Esperpéntico episodio. Ay! si lo hubiera visto D. Mariano José de Larra.
Aunque esto mas bien es para pasarlo a las viñetas de Ibañez.
¡Que pais!

27 puntos dijo...

Si no fuera patético, sería digno de un buen sainete.-

Txiripitiflautiko dijo...

Esto de que los chorizos escapen huele a corrupción policial y judicial a kilómetros. Con Zetapé, estamos más cerca de tener una policía y una judicatura "a la mejicana".

Rafael C. Estremera dijo...

Yo creo que es simplemente la apatía, que lo domina todo. Ni siquiera corrupción, ni mala fe: simple dejadez y mirar para otro lado para que no salpique.

Publicidad: