Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

viernes, 12 de octubre de 2012

3 comentarios:

SPEER dijo...

No, Rafael. Ayer no desfilaron unidades acorazadas como las de la imagen.
Motivo: Hay que ahorrar.
Es decir, que privaron a los niños de poder subirse a los carros, meterse en ellos y disfrutar de su paso por las calles de Madrid para ahorrar en el combustible que necesitan para movilizarse pero no suspendieron la comilona que da el cazador de elefantes en el Palacio de Oriente a una buena cuadrilla de politicastros con todo el gasto que ello supone en desplazamientos, coches oficiales, cubiertos, seguridad, logística...

Rafael C. Estremera dijo...

Son simples gestos para la galería, porque llevar los carros al desfile no es tan caro. Están ahí al lado, en El Goloso, y cuando vienen no lo hacen "por sus medios", sino subidos en camiones.

Pero así complacen a los cabritos y a sus ancestros.

Anónimo dijo...

También me creí que era cosa de ahorro solamente. Pero hoy he sabido que tenemos 53 carros Leopard desmontados para guardarlos por piezas. No se si son de los ya pagados del todo, pero empiezo a sospechar que no desfilaron acorazados porque no los tenemos a punto. Es un ahorro en dinero, pero también en no pasar vergüenza.
Arturo Robsy

Mejor: los desfiles a pie emocionan más.

Publicidad: