Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

jueves, 19 de julio de 2012

SOBRE LA INSINUACIÓN DE MARAGALL.

No tengo a mano un enlace que lo demuestre, pero a buen seguro no hace falta. Sin duda, todos ustedes recordarán el guirigay que se montó cuando el que hace unos años era Presidente del Gobierno autónomo de Cataluña, Pascual Maragall, le espetó a Artur Mas que su problema se llamaba "tres por ciento".

Luego se la envainó -por aquello de las barbas del vecino, supongo-, pero la cosa dio mucho juego durante un tiempo.

Y miren ustedes por dónde, ahora el juez que investiga el caso Palacio de la Música ha declarado a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) “responsable civil, como partícipe a título lucrativo.”

Vean la referencia en Alerta Digital, porque es imposible copiar todo lo que hasta el momento va destapado.

3 comentarios:

Carlos Fernández Ocón dijo...

Lo dicho, que la solución a los problemas más graves de España (que no son los económicos, ni siquiera ahora) podría estar en manos de jueces, fiscales, auditores, interventores, policías,... si decidieran actuar en libertad desde ya y haciendo su trabajo lo mejor que sepan.
... y eso arreglaría la economía, así sin más.

Y lo arreglaría 'todo', cual una hilera de fichas de dominó que irían cayendo para bendición de los ciudadanos de España.
Aún no mereciendo dicha bendición.

DORAMAS dijo...

Todo eso queda en aguas de borrajas, para ellos no existe la Ley, justamente la Ley que ellos han creado.
El primero que tuvo que ir a la cárcel fue el Jordi Pujol, por la quiebra de una caja de ahorros catalana y se fue de rositas.
Muy bueno el himno de infantería.
Te gustará éste blog
http://guardiascivilesretiradosycabreados.blogspot.com.es/

Rafael C. Estremera dijo...

Así es, amigos Carlos y Doramas. Suelo decir que la solución de los problemas suele ser el cumplimiento de la Ley y, en caso de que la Ley no funcione bien, en modificarla en lo que sea necesario, no es saltársela.

Con que se cumpliese la Ley, y se modificasen las que han demostrado ser malas, tendríamos resuelta la mitad de los problemas.

Gracias pro el enlace, Doramas. Con tu permiso, lo añado a mis favoritos.

Publicidad: