Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

viernes, 30 de diciembre de 2011

SOBRE EL AGUJERO.

Agujero de un 2% adicional sobre el déficit previsto, que acaba de descubrir el Gobierno del señor Rajoy, según nos refiere la prensa y tomo el enlace de El Mundo.

Agujero que conlleva las -según la señora Sáenz de Santamaría- medidas extraordinarias que hoy han aprobado en Consejo de Ministros.

Medidas que suponen, por ejemplo, la subida del IRPF; es decir, que pagaremos más los que estamos sujetos a nómina, y seguirán sin pagar los que nunca pagan. Que supondrán la bajada de las pensiones y del sueldo de los funcionarios. Que si, que ya se que lo que afirman es que se van a congelar; pero las matemáticas son muy tozudas y ponen la verdad en su sitio y la palabrería político-gilipollesca en la letrina

Porque si a los pensionistas se les sube el 1%, y el IPC ha subido un 2,4%, no hay que ser un lince para ver que los pensionistas perderán el 1,4% de su poder adquisitivo.

Porque si a los funcionarios no se les sube nada, significa que se les baja otro 2,4% el sueldo, lo que sumado al 5% de bajada del pasado año, y las muchas congelaciones similares a la de hoy, pueden fácilmente sumar un quince o veinte por ciento en pocos años.

Otra medida es la subida del IBI, como si ya no estuviéramos hasta los gallardones de la reciente escalada-estafa.

Por lo menos, dentro del atraco indiscriminado a los de siempre, hay alguna medida que en principio no parece descaminada, como la rebaja en las subvenciones a partidos políticos, organizaciones empresariales y sindicatos. Bienvenida sea, si es como paso previo a la eliminación total de estas subvenciones, porque lo justo es que cada partido, patronal o sindicato se sufrague con las cuotas de sus afiliados. Y si no tiene afiliados, que desaparezca.

Pero de todo esto -en el fondo, ya esperado- lo que me llama la atención es la justificación: ese incremento del déficit sobre lo previsto. Porque aquí pueden pasar varias cosas: que el PP conocía estos datos, y nos ha engañado; o que el PP no lo sabía y -dado que tenía derecho a preguntar al Gobierno- ha sido particularmente inepto en la oposición, incumpliendo sus deberes; o que el PP no lo sabía porque, pese a preguntar al Gobierno, este ha mentido en el Parlamento, en cuyo caso el anterior Gobierno ha cometido un delito del que deberían responder.

1 comentario:

Ocón dijo...

... suponiendo que habláramos de otro país.

Rafael, el nuevo líder decía en el discurso de investidura algo como "austeridad en las administraciones antes de empezar con la de los ciudadanos". Se ve que ya terminó con lo primero.

Bueno, paso mejor a desearte una feliz Noche Vieja y desearte salud. Lo que sea que venga, que lo disfrutes con salud.

Publicidad: