Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

jueves, 12 de mayo de 2011

SOBRE LA DIETA DE LA CAMPAÑA.

Dice El País que los partidos se muestran muy ufanos por la reducción de los gastos de la campaña electoral; que la han "puesto a dieta", y gastarán un 15% menos en esta ocasión que en la precedente.

Así, los socialistas gastarán casi nueve millones de euros; IU un millón, y del PP, UPyD y otros no hay noticia en la información reseñada. Lo más curioso es que -apunta- los partidos han pedido prestado a los bancos tanto como recibirán de subvención del Estado.

Y cifran el ahorro en que ahora, legalmente, no hay precampaña electoral. Y también en que el Tribunal de Cuentas fiscalizará los gastos de campaña.

¿A ustedes les parece que no llevamos meses de precampaña? ¿A ustedes no les parece recordar que llevamos meses con actos de un partido, de otro, del de más allá, cada semana? ¿A ustedes no les parece que dirigir la inspección del Tribunal de Cuentas exclusivamente a los quince días de cachondeo oficial es dejar fuera la parte del león?

¿A ustedes no les parece, en fin, que llevamos siete lustros en plena campaña electoral?

5 comentarios:

Carlos Fernández Ocón dijo...

Don Rafael, primero mis disculpas. Chafardeando mis cosas y por aquí, veo que usted no tutea, no me tutea y yo, en cambio, si lo he hecho. Lo hago siempre. Es una mala costumbre, como si me hiciera eso menos viejo :-P

Conozco personas, queridas y no tan queridas, que llevan fatal eso de que un desconocido (y hasta algún conocido), les tutée. Así que ya debería haber aprendido. Procuraré que, en el entusiasmo o la adhesión, o lo que sea, no se me vuelva a ir la olla.

(quizá deba eliminar esto una vez leído... o dejarlo 'para otros' como yo)

Carlos Fernández Ocón dijo...

Las campañas electorales son odiosas desde todos los puntos de vista. Además de carísimas, dinero tirado, son una demostración contínua de desvergüenza y mercantilismo. No necesitamos que nos vendan la moto, todo el mundo sabe a quién tiene que votar o no. Las nuevas formaciones, los nuevos candidatos o las nuevas ideas bastaría que, esta vez sí, se compraran con dinero público algunos espacios y algunos tiempos en los medios. Punto.

Saludos

Rafael C. Estremera dijo...

Creo que te equivocas, Carlos. En la respuesta sobre el asunto del volumen de la música, te he tuteado, como tu, porque esa es la costumbre que tengo para con todo el mundo que viene por aquí, salvo que me hablen de usted, en cuyo caso les correspondo igual.

Tengo, además, la costumbre del tuteo entre camaradas; y aunque no me molesta, se me hace raro oírme hablar de usted.

Por tanto, no sólo no hay nada que disculpar, sino que te ruego el mismo tuteo.

Otra cosa es cuando me dirijo a los posibles lectores indeterminados. Por eso, cuando escribo mis entradas para cualquier persona, conocida o desconocida, que lo pueda leer, uso el usted o ustedes. Es una norma de cuando escribía para publicaciones en papel, que nunca se sabe quien leerá.

Carlos Fernández Ocón dijo...

rafael, tuve tiempo de ver tu réplica antes del desastre de blogger. Ahora me disculpo por metepatas.

Un saludo

Rafael C. Estremera dijo...

No hay nada de qué disculparse. Un saludo.

Publicidad: