Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

martes, 3 de mayo de 2011

SOBRE EL ASESINATO SELECTIVO.

Pues no; esta vez no es Israel, tan malo, tan odioso, el que ha cometido un asesinato selectivo o, por hablar claro, un crímen de Estado.

Esta vez es nada menos que la madre de todas las democracias, el amigo americano, los todopoderosos Estados Unidos de América, los que se han permitido asesinar a Bin Laden. Y digo asesinarlo porque -dice El País, citando a la agencia Reuters- el equipo de asalto tenía órdenes de matarlo, no de capturarlo.

Lo más curioso son las reacciones ante la desfachatez del terrorismo de Estado, no sólo ejercido, sino publicitado con orgullo. Y no sólo las -según la prensa y la tele- manifestaciones de júbilo en EE.UU., sino las declaraciones de personalidades tenidas por significativas.

Así -dice El País- David Cameron, el primer ministro británico, ha asegurado que se trata de "un gran alivio para el mundo"; el primer ministro israelí, Benjamin Netahyahu, ha declarado que la muerte de Bin Laden es "un triunfo atronador para las naciones democráticas que combaten el terrorismo". Según El Plural, la secretaria de Política Internacional y Cooperación del PSOE, Elena Valenciano, ha aplaudido el final del "líder simbólico del terrorismo internacional"; el expresidente Bill Clinton, quien dijo que es un momento "profundamente importante" para las personas de todo el mundo que buscan un "futuro común de paz y libertad", y además, felicitó al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, al equipo de Seguridad Nacional y a los miembros de las fuerzas armadas estadounidenses que "han llevado a Osama bin Laden ante la justicia después de más una década de ataques asesinos de Al Qaeda".

Es decir, y resumiendo: que matar a un terrorista es un alivio para el mundo, un triunfo de las naciones democráticas, un hecho digno de apluso y felicitación.

Por cierto, que el concepto de justicia del señor Clinton es algo particular, y supone que llevar ante la justicia a alguien es lo mismo que pegarle un tiro en la cabeza.

Pero lo más llamativo es la declaración del señor Obama -que esta vez tomo de La Gaceta, por diversificar-: "Esta noche se ha hecho justicia."

Hasta ahora se suponía que hacer justicia implicaba detener a un acusado, llevarlo a un Tribunal, presentar pruebas inculpatorias, que los jueces naturales que correspondiesen dictaran la sentencia aplicable, y que las instituciones establecidad la ejecutaran. A partir de ahora, habrá que considerar como hacer justicia la decisión del poder ejecutivo de matar -o encarcelar- a alguien, sin juicio previo, sin posibilidad de defenderse -legalmente hablando-, sin defensor, sin abogados, sin jueces, sin recursos y sin apelaciones: aquí te pillo y aquí te mato, nunca mejor dicho.

¿Estoy afirmando, pués, que me parece mal lo que ha hecho USA con Bin Laden?

Pues no. Lo que estoy diciendo es -primero-, que estas cosas no se hacen con publicidad, con ruedas de prensa, con comunicados y con aplausos. Y segundo, que dejemos de una puñetera vez de ser tan hipócritas, y entendamos que los Estados tienen, a veces, que hacer cosas como esta.

¿Qué diferencia hay entre el asesinato de Bin Laden y los crímenes del GAL? En el fondo, ninguna. En la forma, lo que va de una operación realizada por profesionales -y no me refiero a la ejecución, sino a la preparación-, a una chapuza hecha por políticastros advenedizos.

Lo que estoy diciendo es que todos los Estados tienen -han tenido siempre- trapos sucios que lavar, y que hoy por ti y mañana por mí, porque a ver quien tiene ahora la cara dura de criticar a Israel por los asesinatos selectivos contra terroristas palestinos, o quien la tendría para criticar al Gobierno español si hiciera lo mismo -exactamente lo mismo- con los etarras.

Pues eso: menos hipocresía.

5 comentarios:

Old Nick dijo...

TOTALMENTE DE ACUERDO. UNA COSA ES "PREDICAR Y OTRA DAR TRIGO".
¿Hipocresía? ¡Y Tantas Varas de Medir Como Sean Necesarias!
Y está por Ver, Si de Verdad "Se lo Han CARGADO".
Lo Malo es que La Verdadera TRagedia es que Ahora, Habrá una Nueva OLEADA DE ATENTADOS "AL QAEDAICOS" y de Resultas, Nuevas "Limitaciones a las LIbertades Ciudadanas, a CAMBIO DE SEGURIDAD ANTITERRORISTA" y es que a mi Modo de Ver, el N.O.M. TIENE PRISA POR IMPONERSE.
PerDoNad Amigo MíO el Tiempo que No Entraba Comentarios, Aunque No He dejado de Pasar por Aqui-
Un Cordial Saludo.
H

Carlos Fernández Ocón dijo...

No es una novedad; ni la hipocresía 'diplomática' internacional ni las medidas 'clandestinas', o no tanto, de servicios de espionaje, etc.
Es verdad que, en un mundo perfecto, llegaríamos hasta ese extremo; no ejecutar a nadie en ningún caso sin juicio previo.
(Pero ¿capturar vivo y dejar hablar a alguien que puede 'largar' de otras épocas, con otros amigos/enemigos?)

Más personalmente:
Me alegro que de haya caído.


Algo así debería ser 'la excepción que confirma la regla', con respecto a justicia y con respecto a hipocresía, pero no lo es.

WWW.INFOCONTINENTAL.COM dijo...

Una vez la gente decida informarse podremos optar por una sociedad mas evolucionada. Pienso que lo más importante a tratar en el panorma nacional actual es la inmigración, pero siempre es bueno estar alerta de cualquier otro tema.

Por cierto, magnifico blog!!

Soldado Vikingo dijo...

A mí me resulta muy extraña la manera en que se han deshecho del cadáver. ¿Seguro que era Bin Laden?.

Apañó dijo...

Llamadme conspiranoico, pero yo ya no me creo nada.
Estoy de acuerdo con la hipocresía que señala Rafael (¿cuántas veces nuestros progres han puesto el grito en el cielo cuando un español de bien pedía la pena de muerte para las ratas etarras?), y además añadiría la cobardía de los "ejecutores", preocupados en insistir que el cadáver de Bin Laden fue "tratado" según los ritos del Islam.

¡Coño! ¿le preocupó al Islam, o le preocupó a Bin Laden, que sus víctimas pudieran recibir sus auxilios religiosos como era debido?

Resumiendo: hipocresía y cobardía. Mala combinación.

Publicidad: