Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

lunes, 22 de noviembre de 2010

SOBRE LOS NEONAZIS DE "EL PAIS."

Que dice textualmente en titulares: Un grupo de cabezas rapadas desobedeció a la Guardia Civil y se negó a abandonar la zona, en referencia a las personas que el día 20 de Noviembre se acercaron a ejercer su libertad de expresión al Valle de los Caídos.
Si; al lugar ese que los rojos iconoclastas y talibanes quieren volar, acto reflejo de su condición de dinamiteros salvajes ya fehacientemente comprobada a lo largo de la Historia.
Grupo de cabezas rapadas que la propia foto del periodicucho sociata desmiente, porque son tan imbéciles que además de mentir ponen al lado la prueba de la mentira. Grupo envuelto en banderas preconstitucionales, continúa el paisillo. Por lo que se ve, las banderillas de la IIª República que llevaban los guarros no son preconstitucionales. Sólo son antediluvianas.
Grupos neonazis que se han resistido a marcharse -añade-, pese a que la ley prohíbe los actos políticos o exaltadores de la Guerra Civil, de sus protagonistas o del franquismo. Pues tal vez sería para comprobar cómo los guarros se saltaban su Ley a la torera -o a la gallinácea, mas bien- gritando cosas como "¡A por ellos, como en Paracuellos!," berrido que sobre exaltar la guerra civil -que perdieron, y lo repito por que se que les escuecen todavía las carreras en pelo- es una clara apología del asesinato y de los crímenes de guerra y contra la humanidad.
Por lo que respecta al siguiente berrido rojiguarro, eso de que "¡Madrid será la tumba del fascismo!", está claro que ya lo intentaron una vez y fue que no.
Y la próxima, tampoco. Porque si quieren repetir lo de Paracuellos, lo podrán hacer con los tibios, los mediopensionistas, los nichichanilimoná, los otramejilleros patológicos, los tolerantes hasta lo intolerable, los mierdas en general. Pero con los que ya sabemos lo que son los rojos, van de cráneo. Tenemos muy claro el camino que marcan las siguientes palabras:
-
"… mucho dudo que se pueda conseguir el triunfo dentro de la legalidad. Y en tal caso, camaradas, habrá que obtenerlo por la violencia… nosotros respondemos: vamos legalmente hacia la revolución de la sociedad. Pero si no queréis, haremos la revolución violentamente. Eso, dirán los enemigos, es excitar a la guerra civil… Pongámonos en la realidad. Hay una guerra civil… No nos ceguemos camaradas. Lo que pasa es que esta guerra no ha tomado aun los caracteres cruentos que, por fortuna o desgracia, tendrá inexorablemente que tomar."
-
Para los gilipollas de El País (y los del país), para tolerantes y tontolabas, para memos y cretinos, para sociatas y peperos, para rojos de mierda y mastuerzos de salón, debo aclarar que las citadas palabras pertenecen a don Francisco Largo Caballero; fueron pronunciadas en un mitin el 9 de noviembre de 1933, y publicadas por el periódico El Socialista.

1 comentario:

Soldado Vikingo dijo...

Los del PSOE tienen "memoria histórica" para lo que quieren...

Publicidad: