Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

viernes, 22 de octubre de 2010

SOBRE MI CAMARADA LUIS TAPIA AGUIRREBENGOA.

El año pasado, algunos días después de publicar mi recuerdo y homenaje al Coronel Tapia Aguirrebengoa, recibí en un comentario el agradecimiento de la familia, expresado por su viuda, mujer ejemplar y admirable. No pude responder porque no había dirección de contacto, pero quiero desde aquí, en este aniversario, dejar constancia de la emoción que sentí al leerlo.
La familia de mi camarada Luis Tapia sabe mejor que nadie cuanto esfuerzo, cuanta dedicación, cuanto sacrificio, puso en la aventura de Juntas Españolas, a la que se entregó en cuerpo y alma aún en los peores momentos que puede sufrir un padre. Pudiera parecer, a la vista de cómo andan las cosas, que todo aquél ímpetu fue derrochado en vano, pero recientemente -también lo comenté en su día- hemos visto que no fue así.
El esfuerzo, y el ímpetu, y la pasión, y la entrega de Luis Tapia Aguirrebengoa a la tarea de España ha dejado su huella, y su sacrificio no ha sido estéril. Con motivo de las elecciones europeas del año pasado, escribí:
-
Un detalle para pensar sobre ese tema: AES ha obtenido en Canarias 712 votos. Poco, me dirán; pero suponen el 3,6% del total de los sufragios recibidos. ¿Y por qué considero esto significativo? Pues porque en Canarias -Tenerife concretamente- ejerció desde Juntas Españolas su actividad desbordante mi Coronel Luis Tapia Aguirrebengoa, haciendo de aquella provincia una de las más activas y fecundas de toda España. Ha bastado, al parecer, un toque de atención, para que todo lo que hace veinte años sembró mi camarada Luis, que está en los luceros, haya dado su fruto.
-
Ahí tenemos la respuesta y la fórmula. Ningún esfuerzo, ningún sacrificio por España es estéril. Aunque no veamos los frutos, llegarán.
Esa es la lección que hoy quiero deducir -y enseñar a quien lea- del espíritu de sacrificio del Caballero Legionario; del ardoroso amor a España de mi Coronel; del ejemplo de mi camarada.
-
Luis Tapia Aguirrebengoa, ¡Presente!

3 comentarios:

27 puntos dijo...

¡Siempre PRESENTE!

Gloria Martín(Briganty) dijo...

¡PRESENTE!

EL BLOG DE ANTONIO TAPIA dijo...

D RAFAEL
UNA VEZ MAS AGRADECERLE EN NOMBRE DE MI FAMILIA Y EL MIO PROPIO EL CARIÑÑO CON EL QUE TRATA A MI PADRE Y AMIGO LUIS TAPIA. GRACIAS POR SU PAGINA. YO LE TENGO COMO ENLACE EN LA MIA PARA QUE MUCHOS MAS PUEDAN LEER SU COLOSAL BLOG. SIEMPRE ARRIBA ESPAÑA. NO NOS VENCERAN, POSEEMOS LA VERDAD. GRACIAS ANTONIO TAPIA GARCIA (EL BLOG DE ANTONIO TAPIA)

Publicidad: