Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

viernes, 27 de agosto de 2010

SOBRE UNOS COMENTARIOS.

Los referidos a la entrada de ayer acerca de la historia de dos policías y un extranjero maleducado y chulo, a los que desde aquí pueden acceder fácilmente.
El perdón, Apañó, es una actitud cristiana -que a algunos nos cuesta bastante-, pero que es consustancial con el catolicismo. Pero es una actitud personal de cada uno, jamás lo puede ser de una sociedad en conjunto, y menos de un Estado. Por eso, el que Maite C. propugnase el perdón hace unos días, no tiene nada que ver con la tolerancia y apología de la ilegalidad por parte de un juez.
Amigo Old Nick, la prueba del funcionamiento de la Justicia la tenemos en el caso de De Valero, si; pero más claro y diáfano en el del empuñetado Garzón, de conocida trayectoria prevaricadora y cohechista.
Te agradezco mucho tu comentario desde Argentina, amigo dios de los dioses; particularmente, por cuanto yo nací allí, aunque de padres españoles.
Tampoco soy un católico practicante, porque la jerarquía eclesiástica no me merece confianza, o acaso porque soy demasiado mal católico y no me seduce la idea de que mi Patria ponga la otra mejilla.
El problema con el marroquí de la historia no es cuestión de raza, y ni siquiera de religión; es una cuestión de mala educación del extranjero, que viene a nuestra casa a exigir según sus gustos. La Justicia española está totalmente sometida a los políticos, y los políticos son unos ineptos, acomplejados y calzonazos.
Saludos a todos.

2 comentarios:

Old Nick dijo...

Amigo Rafael. El Caso Garzonero, -que no quise mencionar-, es tan Repugnante que sirve de ESPEJO DE LO QUE PODEMOS ESPERAR DE ESTE MODELO JUDICIAL.
SI SUS PROPIOS COMPAÑEROS MAGISTRADOS, NO LO EXPEDIENTAN,SUSPENDEN, PROCESAN Y ENCARCELAN, DE ACUERDO CON LA LEY Y CON SU INDIGNO Y ASQUEROSO PROCEDER...¿PARA QUE LOS QUEREMOS? ¿POR QUE DEBEMOS "ACATAR SUS SENTENCIAS" Y RESPETAR ESE PODER QUE PUEDE JODERNOS LA VIDA CON SU ARBITRARIA Y PARTIDISTA "INTERPRETACIÖN" DE LEYES, QUE INCLUSO PUEDEN SER,-DE HECHO ALGUNAS LO SON DESCARADAMENTE-, ABSOLUTAMENTE INCONTITUCIONALES.¡DESPOLITIZACIÓN YA Y FUERA LOS ENQUISTADOS "DEDODESIGNADOS".
Y EL PERDÓN, DESPUÉS DE QUE JUZGUE Y CASTIGUE, AL DELINCUENTE COMO MERECE Y "NO ANTES" y Te REMITO A UN REFRÁN DE MI TIERRA: "Dios dijo, sed Hermanos, pero NO "Primos"".
Un cordial saludo.

Apañó dijo...

Rafael,
Tienes razón, poder perdonar según qué y a quién es un acto personal que dependerá del carácter de cada cual.
Eso de poner la otra mejilla tampoco va conmigo.

Publicidad: