Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

viernes, 6 de agosto de 2010

SOBRE LA ULTIMA ESTATUA.

Última estatua ecuestre de Franco, que -según El Imparcial y otros- ha sido retirada del interior del Acuartelamiento Millán Astray, cuartel de la Legión en Melilla.
La estatua correspondía al Franco Comandante de La Legión, y ha sido retirada después de que una comisión al afecto declarase que, en aplicación de la Ley de Memez Histérica, "no hay motivos históricos o culturales para mantener la efigie dentro del recinto militar".
Evidentemente, no hay motivo histórico para que en un cuartel de La Legión se conserve una estatua de su primer Comandante, del creador de la Primera Bandera, del lugarteniente del Fundador Millán Astray; no hay motivo para mantener la efigie de su tercer Jefe -tras Millán Astray y Valenzuela-; no hay motivo histórico para dedicar un recuerdo al Jefe de la Columna que salvó Melilla de los moránganos como el chivo Amin Azmani, diputado autonómico sociata, que es el que lo dice.
No hay motivo histórico para tener una estatua de Franco en un acuartelamiento legionario. Y tal vez sea cierto, porque no hacen buenas migas los santos cojones del Comandante Francisco Franco con el Ministerio de Gallinas Estériles, la Comandancia General de Plumas Blancas de Melilla, el acuartelamiento Millán Astray Vomitaría de Vergüenza y el Novio de la Muerte Os Partiría el Espinazo.

2 comentarios:

Apañó dijo...

Corren malos tiempos para la épica...

Anónimo dijo...

Todo un honor para el General Franco que retiren sus estatuas de los actuales cuarteles y dependencias militares, viendo en lo que se ha convertido lo que antes era un Ejército y ahora no es más que una empresa de funcionarios adscritos al ministerio de Defensa que sirven como mercenarios donde no se nos ha perdido nada...


VELASCO

Publicidad: