Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

viernes, 2 de julio de 2010

SOBRE LA "METROPEÑA" ENTERADA.


Como quiera que, tras aparecer -nada casualmente, por supuesto- en los tablones de anuncios de mi lugar de trabajo el texto que publiqué bajo el epígrafe SOBRE SINDICATOS Y HUELGAS, alguien me ha hecho llegar un panfleto presuntamente reivindicativo, lo reproduzco (en rojo, como corresponde) con la respuesta (en negro) que se me ha ocurrido sin ponerme a pensar mucho, porque con estos tíos razonar no sirve.

*****
Huelga de Metro, a ver si la peña se entera


1) Los trabajadores de Metro NO son funcionarios.
El personal laboral de la Administración, tampoco, y les han sableado más que a nadie. Precisamente por no ser funcionarios, los del Metro cobran salarios astronómicos en comparación.
2) Lo que reivindican es que se cumpla el convenio colectivo VIGENTE
Exactamente lo mismo que el personal laboral de la Administración.
3) Es ILEGAL bajarles el salario mientras esté vigente el convenio. Ni un 5%, ni un 50, ni un 1%
Como a cualquier trabajador que ya lo tenga pactado, sea por Convenio o por Acuerdo o por contrato.
4) Los servicios mínimos se rigen por leyes anteriores a la Constitución, se fijan unilateralmente por la autoridad, jamás se ha desarrollado una ley de huelga. ¿Qué sentido tiene que sea la autoridad la que fija los servicios mínimos? Por eso son siempre abusivos
La "autoridad" es la patronal para los trabajadores del metro, porque sin tener los inconvenientes del personal de la Administración- por ejemplo, salario mísero-, tienen la ventaja de ser empleado público. Para la inmensa mayoría de los trabajadores, la autoridad no es la patronal. Existe mucha vida fuera del ombligo de los metreros.
5) Uno de los objetivos de una huelga es lograr repercusión, los servicios mínimos sólo sirven para que no se note la huelga, por lo tanto es de cajón anteponer la huelga salvaje a la huelga domesticada.
Claro; y a cambio de hacer huelgas salvajes, ¿los huelguistas aceptáis el cierre patronal?
6) Cuando nos va mal, todos queremos que la gente nos comprenda. Cuando les va mal a los trabajadores de Metro, son unos cabrones. Cuando la Administración Pública INCUMPLE la ley, todos aplaudimos. Cuando se rescata a los banqueros, hacemos la ola. Cuando un trabajador pelea por el pan de sus hijos, es un vago.
Cuando un trabajador se pasa por el forro los derechos de los demás, es un sinvergüenza. Y cuando se chantajea con la prepotencia a toda la sociedad, es un chulo. Y cuando vota a los políticos que incumplen la Ley y rescata a los banqueros, es un imbécil.
7) A todos nos mola que cumplan nuestro convenio en nuestro curro, tener 30 días de vacaciones, salarios establecidos legalmente, días para asuntos propios y una serie de derechos. ¿Nos molaría que lo rompiesen todo de manera ilegal?
¿Y cuantos metreros han hecho huelga en solidaridad con los funcionarios y personal laboral de la Administración, con los controladores aéreos, cuando le han roto todo eso de manera ilegal? No, se han alegrado de que a esos les metieran mano en el bolsillo.
8 ) A lo mejor tenemos la crisis que nos merecemos, todos con mentalidad de empresario y lameculos. Si todos tomásemos ejemplo de los trabajadores de Metro, otro gallo nos cantaría. Ellos son un ejemplo de dignidad, el resto unos trepas e insolidarios.
Pues el día que los solidarios del Metro se solidaricen más con los que han perdido el trabajo por su culpa, con los que han suspendido exámenes por su culpa, con los que han llegado tarde a entrevistas de trabajo por su culpa, con los que se han tenido que dejar medio sueldo para llegar a trabajar por su culpa, con los que han perdido horas de su vida por su culpa, vamos listos.
9) Los esquiroles que dicen que quieren ir a trabajar y que los piquetes les intimidan, seguro que cuando los huelguistas consiguen sus derechos renuncian a ellos, ¿no?
Y seguro que cuando a uno que hace huelga obligado le descuentan el sueldo, los huelguistas se lo dan, ¿a que sí? ¡Ah,no, claro! Que a los mandamases de los sindicatitos, como están liberados, no les descuentan nada. ¡Así cualquiera es huelguista, joder!
Y cuando la Policía les sacude media bofetada para defender el derecho fundamental al trabajo, a llorar como nenazas.
10) Es verdad, hay cosas más importantes. ¿Jugará Navas o Fernando Torres esta tarde? Todos con la Roja, mañana al paro y pasado a llorar por las esquinas
Pues si, mañana -mejor hoy- al paro todos los que delinquen jodiendo a los demás, todos los chantajistas, todos los chulos prepotentes. Pero sin desempleo, como los funcionarios.

1 comentario:

Apañó dijo...

¡Magnífico y grande!
Las verdades del barquero en román paladino.

Publicidad: