Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

viernes, 4 de diciembre de 2009

SOBRE LAS PROHIBICIONES DEL PP.

Las que el PP se pregunta si seguirán a la de los Crucifijos, y que -doña María Dolores de Cospedal mediante- se centran en si lo siguiente que se prohibirá será el belén o los Reyes Magos.



Pues mire usted, señora De Cospedal, la cabalgata de los Reyes Magos, en lo que pudiera aún quedarle de religioso y cultural, se la ha cargado este año -no diré que limpiamente, porque el fulano no tiene limpio ni el cristal de las gafas- su compañero de partido, Alberto Ruiz Gay-ardón que -informa El Nuevo Alcázar- ha decidido convertir la tradicional cabalgata de los Reyes Magos en un "Encuentro de las culturas por la paz", aprovechando el "Año Internacional de Acercamiento de las Culturas" impulsado por la ONU.


Y uno piensa, -porque no es del PP y puede hacerlo- que precisamente mantener la cabalgata como siempre, en su esticto sentido tradicional, sería la mejor manera de que se acercara a nuestra cultura quien lo hubiera menester.


Porque, por ejemplo, eso de que la cabalgata de Reyes sea abierta por una Dama de la Paz, tiene un tufillo que apesta a la diosa Razón de los revolucionarios franceses de 1789. Y --ojo, señor Gay-ardón--, ya se sabe cómo terminaron la mayoría de los revolucionarios del 89: poniendo la guinda, con la suya, al pastel de cabezas que habían cortado ellos antes.


También habrá una obra de teatro, en Cibeles, denominada el canto al hermano sol; pero lejos de su intención ser un recuerdo a San Francisco y sus hermanos lobos, sino que supone una invocación al solsticio de invierno.


Total, que también a esto el señor Gay-ardón llega irremediablemente tarde, porque celebrará el solsticio de invierno quince días después del acontecimiento astronómico, que ocurre en torno al 21 de diciembre, como todo el mundo culto sabe; y llega tarde a la llamada unión de culturas, cuando los países más serios, civilizados y democráticos -verbigracia Suiza- empiezan a marcar nuevamente el camino del futuro y de la supervivencia.


Así es que, doña María Dolores, pregunte usted -con todo derecho y razón, que lo uno no quita lo otro- si los sociatas van a eliminar las cabalgatas de Reyes; pero pregunte también en su propia casa, que vaya empanada que tienen ustedes.

2 comentarios:

soldado_vikingo dijo...

La Cabalgata es lo mas multicultural que había antes de que se les ocurrieran esas gilipolleces de charlas sobre integración a progresistas y conservadores a la vez, ya que si nos fijamos, uno de los tres Reyes Magos es negro.

Maite C dijo...

Inadmisible e intolerable lo que pretende hacer el alcalde de Madrid con la Cabalgata de los Reyes Magos.

El PP, y desde las últimas Elecciones Generales, juega en paralelo al Psoe. Lo que no se le ocurre a uno, se le ocurre al otro.

Todo está programado, hasta la estrategia de ambos.

Publicidad: