Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

viernes, 13 de noviembre de 2009

SOBRE LAS CUNETAS.

Las aludidas por don Francisco Camps en respuesta al portavoz del PSOE en el parlamento autónomo valenciano, al que dijo textualmente: "Le encantaría coger una furgoneta, venirse de madrugada a mi casa y por la mañana aparecer yo boca abajo en una cuneta."
Don Ángel Luna, el socialista, se mostró escandalizado, así como la prensa, radio, televisión y tontolabas sin graduación. Incluso hubo quien dijo que estas frases resucitaban acontecimientos ya superados.
Esta referencia a acontecimientos superados ya, es sospechosa de no estar incursa en la ley de memez histérica porque, de ser una de las acusaciones hacia el franquismo, ya lo hubieran repetido a bombo, platillo y trombón de varas.
Y no es que a mí me resulte particularmente simpático el señor Camps; pero por poco que no se sea estúpido, inculto o cabrón, se sabe que esto de presentarse en casa de un político enemigo de madrugada, y hacerlo aparecer asesinado en una cuneta no es cosa nueva.
Don José Calvo Sotelo podría decir algo al respecto. De no haber sido asesinado por guardias de asalto socialistas el 13 de julio de 1936.

5 comentarios:

soldado_vikingo dijo...

En los libros de Historia del sistema educativo los asesinos de Calvo Sotelo no son socialistas, sino milicianos, no especifican a que formacion pertenecian para no decepcionar a todos los idiotas que siguen creyendo que el PSOE es democratico.

R C E dijo...

En cierta forma si, eran milicianos. De las milicias del PSOE, que las tenía desde mucho antes de la guerra.

Milicianos en el sentido que se le da normalmente al término, difícilmente podían ser, puesto que aún no había comenzado la guerra.

El asesino directo fue, al parecer, un pistolero socialista, y a Calvo Sotelo lo sacó de su casa, de madrugada, un grupo de guardias de asalto, en un furgón del Cuerpo.

Por otra parte, el PCE no era prácticamente nada en aquellos momentos. Cuatro gatos que tomaron protagonismo gracias a la ayuda de la URSS a la República, dado que sus condiciones -además de cobrar bien y en efectivo- implicaban la supremacía del PC.

Anónimo dijo...

Ha salido un tal Centella (comunista,este)diciendo que no tienen que arrepentirse de nada.Fantástico!Antón

pasoslargos dijo...

Eran de izquierdas,incluido la guardia de asalto que lo saco en un furgon, amigos del tte.Castillo y muerto por un pistolero socialista,con el beneplacito del oficial de la guardia de asalto que lo saco de casa,que coño¡¡.

cierra españa.

brigante dijo...

Pues a mí me parecen fuera de lugar las palabras de Camps. Además, un corrupto como Camps no puede osar compararse con gran hombre como Calvo Sotelo. A Calvo Sotelo lo perseguían por sus ideas, a Camps por robar. Es un grave insulto a Calvo Sotelo el comparar ambas personas y situaciones, aun de forma metafórica.

Publicidad: