Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

viernes, 30 de octubre de 2009

SOBRE LOS CUARTOS.

Porque exactamente eso -un cuarto por barba- van a pagar de una parte el Gobierno central y de otra el autonómico de Vascongadas para surtir de vigilantes privados a los atuneros del Índico. El resto, por cuenta del armador, y allá se apañe.
Lo cual supone, por si alguien no se ha dado cuenta, que todos los españolitos pagaremos tres veces por lo mismo, y las víctimas cinco veces. Porque pagaremos un cuarto a través del Gobierno de Rodríguez, tan generoso con lo nuestro; otro cuarto, a través de la pasta gansa que el Gobierno de Rodríguez le sacude al de Pachi; y otro cuarto, o lo que sea, por pertrechar a unas Fuerzas Armadas y pagar los sueldos de los profesionales que forman los Ejércitos. Cuyo cometido -el de los Ejércitos- no es poner tiritas y mercromina, sino -léase el artículo de Arturo Pérez-Reverte a propósito del tema, que reproduce mi camarada 27 puntos en su blog- matar más y mejor que el enemigo cuando sea menester.

2 comentarios:

soldado_vikingo dijo...

Pues espero que ya que los españoles vamos a tener que soltar mas dinero, esos marineros lleven la bandera española en el barco.

R C E dijo...

Me da la impresión de que nos quedaremos con las ganas de saberlo... salvo que algún país serio, viendo una bandera que no está catalogada entre las reconocidas, y que llevan gente armada, los aprese por piratas a ellos.

Publicidad: