Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

sábado, 19 de septiembre de 2009

SOBRE LA CASTRACIÓN.

La -química, evidentemente- que la consejera de Justicia de la Generalidad de Cataluña propone como solución a los delitos de violadores reincidentes, paidófilos y otro ganado similar.
Lo siento por doña Sonsoles, pero díganme si don José Luis Rodríguez, que tanto tiempo lleva dándonos por culo, no es un firme candidato al tratamiento.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Firme candidato para la eutanasia,que también le va..Antón

R C E dijo...

Pues... no seré quien ponga objecciones.

Publicidad: