Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

viernes, 7 de diciembre de 2012

SOBRE ENVAINÁRSELA.

Hace sólo dos días que comentaba la nueva Ley de Educación propuesta por el señor Wert -justo aquí debajo lo tienen- y decía: en resumen: que si el señor Wert -o su jefe Rajoy- no se la envainan, que está por ver.

Bien; han bastado 48 horas -con fiesta intercalada-, para que empiecen a envainársela. Vean si no me creen, La Gaceta, y comprobarán que la señora secretaria de Estado de Educación, Monserrat Gomendio, ha asegurado que la reforma educativa propuesta por el Gobierno sólo actuará "en caso extremo y anticonstitucional," y que la nueva ley es "un mecanismo", al entender que las sentencias relativas a la educación en castellano "no se estaban cumpliendo".

Lo que no comprendo, es por qué motivo piensa la señora Gomendio que a esta Ley le van a hacer caso los mismos que llevan años saltándose otras.

Y, sobre todo, por qué razón no se ha aplicado el Código Penal a quienes incumplen las leyes.

2 comentarios:

C.S.Peinado dijo...

Mi buen amigo, ¿Acaso creías que los imbéciles que tenemos en el gobierno iban a tener huevos de plantarle cara a los que en la próxima legislatura tendrán que apuntalarlos con toda seguridad en el gobierno? Sería más fácil que la olla a presión en la que nos encotramos estallara ya y por lo menos tendría justificación finiquitar a según que especímenes...

Un saludazo.

Rafael C. Estremera dijo...

Pues no; no lo creía. Pero tampoco pensé que la cosa fuera tan rápida, y en dos días se tragaran sus palabras.

Un saludo, amigo.

Publicidad: