Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

lunes, 24 de septiembre de 2012

SOBRE POR QUE ESTAMOS COMO ESTAMOS.

Anteayer publicaba El País una encuesta que titulaba Carrillo: el juicio ciudadano, cuyo resumen hacía en el último párrafo del artículo: El 82% de los españoles (y, significativamente, el 76% de los votantes del PP) consideran decisivo su papel en nuestro proceso de transición democrática. Y así el conjunto de nuestra ciudadanía, sin duda en gran medida por esto mismo, otorga una llamativa puntuación de 6,7 al conjunto de su larga trayectoria política.

¿Ven ustedes por qué estamos como estamos? ¿Y cómo coño íbamos a estar, con un 82% de votantes (76% peperos) que no tienen ni puta idea de nada, no saben nada, no recuerdan nada, lamen el trasero de la prensa amarilla y las zonas deyectivas de la casta acoquinada y truhanesca?

¿Podíamos estar de otra forma con tanto tonto -don Pedro Castro dixit- y tanto hijo de puta -don José Bono dixit-, y tanto borrego, y esto lo digo yo?

2 comentarios:

Apañó dijo...

Voy a ser políticamente incorrecto, una vez más.
Leyendo hace poco una crítica sobre la magnífica película alemana "El Hundimiento" me di cuenta, también, de por qué estamos como estamos en nuestro decadente y degenerado Occidente actual.

Decía uno de los realizadores de la película alemana:

"Creo que ya era hora de que los cineastas alemanes se atrevieran a llevar este material a la pantalla.
Debe quedar en las mentes de todas las generaciones que la intolerancia, el racismo y el fanatismo conducen inexorablemente a la perdición."

Y, sin embargo, ya hace tiempo que tenemos aquí en Occidente, triunfante, el fanatismo del Islam; ya hemos llegado, por otras vías más talanteras y "democráticas" a la perdición inexorable a la que "supuestamente" nos dirigía el nazionalsocialismo. Camino a la perdición, sí, pero de otra razón de ser más sibilina y artera que ha sabido valerse de nuestras debilidades para imponer su dogma de fe.

Bueno Carrillo, bueno el Islam, y malos malosos los de siempre. ¡Así nos luce el pelo!

Saludos.

Carlos Fernández Ocón dijo...

"Las mayorías", ¡qué bien suena eso ¿eh?!. Alguien que tenga a su cargo a mucha gente o que tenga mucha familia o muchos alumnos,... que pruebe. Prueba a hacer lo que haces, a dirigir lo que diriges, a llevar la clase, etc. a base de decisiones democráticas mayoritarias.

"Mis dos compañeros de piso han votado democráticamente que yo pague el alquiler" (un decir)

Y si incluimos la manipulación, sostenida en el tiempo, desde los poderes que lo controlan todo en esta dictatocracia, pues así va.

CULTURA. Eso es lo que puede hacer viable un modelo democrático, por eso la han destruido con todas sus fuerzas (nunca mejor dicho).

Saludos

Publicidad: