Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

jueves, 20 de septiembre de 2012

SOBRE LA OPORTUNIDAD PERDIDA.

Oportunidad histórica perdida, según ha dicho el señor Mas -funcionario del Estado español-, tras oír de don Mariano Rajoy -véase El Mundo, por ejemplo- que el Gobierno "no tiene margen" para negociar el pacto fiscal y que los otros partidos "no lo verían bien".

Poderosas razones las de don Mariano: el qué dirán. Eso, en tierra de garbanzos, es lo que se llama echarle un par.

Poderosas razones, también, las de don Arturo Mas, para quien lo que él llama sentido nacional de Catalunya -Cataluña es otra cosa, ya saben- "no lo cambiaron ni las dictaduras." Esta afirmación me congratula, porque si el propio dictador del separatismo obligatorio lo reconoce, aún puede haber solución. Por supuesto, lo que el señor Mas llamará dictadura -que ya se sabe que nunca ha existido otra que la de Franco- no cambió nada de Cataluña. No hacía falta porque Cataluña había acabado hasta más allá de la punta de la barretina de ustedes, y acaso sea momento de recordarle a don Arturo que George Orwell se inspiró para su Granja de animales -primer título de Rebelión en la granja- en la Barcelona de 1937-38.

Para que usted, señor Mas, y sus cenutrios de compañía, se enteren, ahí tiene una foto -pulse sobre ella para verla bien- que deja bien claro lo que opinaban los catalanes -que no catalans- de Franco, y de la persecución del catalán por el susodicho.

Pero, cada cosa lo que sea, tiene razón el señor Mas: se ha perdido una oportunidad histórica. La de haberle arrestado por incumplir la Ley de Banderas, al lanzar su queja lacrimosa acompañado de la bandera de su región en ausencia de la de España, y haberle llevado a la Comisaría más cercana, donde le podrían haber tenido 72 horas en remojo antes de ponerle a disposición judicial.

3 comentarios:

Carlos Fernández Ocón dijo...

Yo le ofrezco a Sir Arthur y a sus cenutrios de compañía dos vídeos, uno de su Catalibania y otro de donde la endogamia también ha tenido dolorosas consecuencias:

http://www.youtube.com/watch?v=BJOeVXxnByg

http://www.youtube.com/watch?v=u5fnoE3P7J8

Rafael, si no lo conoces ya, te ruego que escuches el final del segundo vídeo; palabras del discurso del terrible Dictador cuando comienza a hablar de las democracias... ¡que pena que lo corten, con lo bien que empieza!

Un abrazo

Carlos Fernández Ocón dijo...

(¿ves?, hoy he aprendido lo de la inspiración de Orwel. Ya te digo...)

Rafael C. Estremera dijo...

Si que empieza bien ¿verdad? Lástima que lo dijera Franco...

Publicidad: