Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

jueves, 17 de mayo de 2012

AVISO

Pese a intentar mantener mi ordenador limpito y aseado, mi máquina principal ha sufrido un ataque de virus cabroncete. Por este motivo, y hasta que logre volver a ponerlo en condiciones a través de un segundo ordenador -lo suficientemente anciano para hacer la tarea larga y procelosa- que me permita descargar la correspondiente vacuna, temo que andaré bastante desaparecido.

Por una lamentable falta de previsión -por más que uno sea perro viejo, siempre acaba dejando para mañana lo de las copias de seguridad-, ni siquiera podré acceder a mis cuentas de correo habituales, así es que ruego a los camaradas y amigos no me tengan en cuenta la falta de respuesta a sus mensajes.

Tampoco echen las campanas al vuelo los enemigos, porque aunque sea a través de este otro ordenador -casi tan obsoleto como yo mismo- aún daré guerra. Y, en el peor de los casos, un formateo hace milagros, aunque lleve tiempo.

Todo sería mucho más fácil si limpiar la mugre política se pudiera arreglar con un FORMAT C:

2 comentarios:

Ocón dijo...

... o un 'reiniciar'. Al menos, eso.

Alvaro Romero Ferreiro dijo...

Suerte Rafa, con estas tareas que a mi me superan.....

Publicidad: