Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

sábado, 14 de enero de 2012

SOBRE MÁS DE LO MISMO.

Más de lo mismo, esta vez a cargo de Minuto Digital, que titula: El 22% de los trabajadores españoles son funcionarios.

Como no cita fuente, la chorrada debe ser de cosecha propia. Porque es lo que tienen estos liberalotes de derechas, que lo que no saben, se lo inventan. Todo por amarillear, lo mismo que la habitual cosecha de carne más o menos fresca que exhiben.

Olvidan estos derechistas amarillos -o rosas, vaya usted a saber- que todo lo fían al mercado, que las Administraciones son la válvula de seguridad de los Estados. Al menos, cuando funcionan según las Leyes en vez de según los partidos.

Pero olvidan, sobre todo, que en ese 22% que indican -ellos sabrán en qué datos se basan- no sólo se cuentan esos señores -o señoras, o señoros- tan desagradables que le piden los papeles que los políticos han ordenado en la Ley; esos individuos -o individuas- que nunca están en su ventanilla, pero no porque se hayan ido a desayunar, sino porque la ventanilla lleva años vacante; esos tipos -y as- tan molestos que les hacen los DNI, los carnets de conducir, los pasaportes, los trámites para que cobren su pensión, o el paro; los que se pasan diez minutos trabajando hasta cambiarles seis veces la cita que les viene bien para el médico; esos elementos a los que se puede culpar de todos los males y a los que se puede robar de la nómina impunemente.

Entre ese 22% -presunto- están los profesores que les dan clases a sus hijos, desde infantil hasta la Universidad; están los jueces, fiscales, secretarios judiciales, funcionarios de los juzgados, que tramitan sus pleitos. Que más le vale no tenerlos, por supuesto, y que en general parecen que se están choteando de la Justicia, pero en su mayoría lo que hacen es cumplir las leyes que les han dado.

Están los bomberos que, en lo posible, le salvan de la quema o de la inundación; los policías -nacionales, autonómicos o municipales- y guardias civiles que casi siempre le echan una mano si la ley se lo permite, que esa es otra, y no la hacen ellos. Los médicos, enfermeros, fisioterapeutas y etc., que le atienden cuando está enfermo, sea en un ambulatorio o en un hospital. Incluidos los que tienen que atender a borrachos y drogadictos habituales o de fin de semana, que eso si que es un gasto.

Están los soldados -desde recluta a General- que los políticos mandan al quinto pimiento para salvar su cara -dura- ante los señoritos de la ONU, la OTAN y la Oleche.

Están contados -aunque no sean propiamente funcionarios en todos los casos- los conductores de autobuses y de metro y de tren; los barrenderos y recogedores de basura de muchos municipios; los jardineros que limpian la mierda -figurada y literalmente- de los parques donde cae la plaga botellonera, autóctona o foránea.

Están contados -aunque propiamente no sean funcionarios- los empleados de las empresas públicas, muchas de ellas innecesarias, pero otras fundamentales.

Y están contados, sobre todo, el enorme número de vagos -y probablemente maleantes- a los que todos los partidos enchufan como asesores, adjuntos, cargos de confianza y otras muchas figuras del despiporre nepótico, que no son funcionarios.

A los funcionarios -o sea, a los de verdad; a los de oposición- nadie les ha regalado nada, y todos -todos, desde Felipe González hasta Rajoy- les han quitado bastante.

De forma que lo mismo va siendo hora de que los cantamañanas amarillos, que se llenan la boca y el teclado con sus altos principios morales -aunque en la columna de al lado ofrezcan señoras en pelota picada porque eso trae visitas- se vayan metiendo la lengua en el mismísimo camino recto.

2 comentarios:

Ocón dijo...

El otro día leía en algún sitio que hay que contar a los empleados de CEOEUGTCCOO entre los funcionarios porque, claro, también cobran de dineros públicos.

Independientemente de estos u otros libelos, Rafael, a mí se me pone la carne de gallina viendo - o imaginando, si quieres - cuánto hay cobrando de los impuestos y cuánto (poquito, cada vez menos) produciendo algo, de algún modo, pagando, echando vasitos en los depósitos de hacienda/s y s.s., depósitos con grietas, fugas y muchos grifos abiertos.
Debemos sumar 'las maneras' públicas, de toda la vida y hoy peores, que hasta en el papel de wáter se chanchullea y/o aparece en los retretes particulares (un decir).

Sudores fríos da solo pensarlo.

Con 53 años recién cumplidos, me han hecho partidario del miniminiEstado, cuanto menos les llegue, menos se desparramará en lo inútil. Harán de mi un partidario de privatizar hasta el ejército a este paso.

¿Pelín exagerado? xD :-))))))
Saludos

Rafael C. Estremera dijo...

Nada exagerado, Carlos.

No sólo el papel del váter, sino hasta las tapas y los depósitos del jabón desaparecen, y conozco casos. ¿Funcionarios de mano larga? ¿Trabajador igualmente manilargo de cualquiera de las múltiples empresas contratadas en cualquier dependencia medianamente grande de la Administración? Tanto da, chorizos al por menor siempre hay.

Lo preocupante son los chorizos al por mayor, lo mismo los que NOOS "organizan eventos deportivos", que los que hacen pie en gasolineras del camino o se hacen trajes.

No andas tan desencaminado con el asunto del Ejército; prácticamente ya está privatizado.

Publicidad: