Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

domingo, 6 de noviembre de 2011

SOBRE UN ESTUDIO ALCOHÓLICO-SEXUAL.

Estudio realizado en la Universidad de Granada por doña Mónica Romero-Sánchez y don Jesús López Megías, que concluye -dice El Mundo- que un 28% de los universitarios españoles sigue recurriendo a conductas sexualmente coercitivas, como la de 'invitar a unas copas', para conseguir mantener relaciones sexuales con sus compañeras, dado que -continúa el estudio- "pese a que esta estrategia puede no ser considerada como una conducta explícita de agresión sexual, lo cierto es que conlleva un debilitamiento de la capacidad de las mujeres para resistirse a un contacto no consentido, facilitando que el agresor logre su objetivo".

Bien. Como no soy estudioso del alcohol, ni de la compraventa de contactos, me fío de la veracidad de los resultados del estudio. Incluso podría admitir que invitar a unas copas sea entendido como agresión, y que los que permiten los botellones sean considerados como cómplices.

Pero me surge una pregunta: a las mujeres cuya capacidad de resistirse a las intenciones sexuales con el alcohol, ¿las obligan a beber?

5 comentarios:

Apañó dijo...

No, no se las obliga a beber.
De hecho, muchas adolescentes y jóvenes beben voluntariamente y de buen grado, precisamente para desinhibirse y favorecer el ligue o contacto fácil.
Aunque de todo habrá en la viña del señor.

Rafael C. Estremera dijo...

Pues a eso iba...

Soldado Vikingo dijo...

¿Así que ahora resulta que algunas individuas van a ser promiscuas por culpa de los tíos que las inviten a beber? ¡Algunos cada día están más tontos!

27puntos dijo...

"La culpa es de los padres que las visten como putas" XD

Rafael C. Estremera dijo...

"pa mi", que se visten ellas solas...

Publicidad: