Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

sábado, 2 de octubre de 2010

SOBRE EL DEMOCRATA RUBALCABA.

Que ha sido galardonado con un premio, por su trayectoria contra el terrorismo, por el Colegio Oficial de Gestores Administrativos de Madrid, informa La Gaceta.
Con independencia de que ahora me explique cómo es posible que tantos trámites razonablemente sencillos se hagan mal habitualmente, lo curioso es lo que ha dicho el señor Pérez Rubalcaba. Que ha sido esto: los demócratas "no persiguen las ideas."
Imagino que a partir de hoy mismo, don Alfredo propondrá al Consejo de Ministros la inmediata salida de España de la UE, habida cuenta de que en el chiringuito común europeo se vigilan las ideas y su difusión.
Como no me gusta hablar en vano -razón por la que no me dedico a la política al uso-, diré que esto no es invento mío, sino que se explica en una web que, a su vez, remite a los documentos del consejo europeo, que pueden ver aquí, y aquí.
Básicamente, se trata de la vigilancia de quienes hagan comentarios sobre asuntos, principalmente de naturaleza política, usando argumentos basados en mensajes radicales. Y como esto del radicalismo es muy elástico -tan radicales, para los cretinos de prensa y partidos, son los energúmenos que queman Barcelona cada dos por tres, que los borrokos de Vascongadas, que los botelloneros pijos-, ya ven que bien puedo estar incurso yo mismo, simplemente por decirle RuGALcaba al señor Ministro.
Si llegase a escribir que a RuGALcaba deberían hacerle escribir mil veces no volveré a convocar manifestaciones espontáneas en la jornada de reflexión; o a doña Bibiana escribir tres mil no haré apología del asesinato de niños; o a Rodríguez escribir un millón no provocaré otra guerra civil a ver si la gana mi abuelo, lo mío sería de libro y podrían empapelarme, no ya por radical, sino por torturador.
Así es que, don Alfredo, o saca usted a España de la UE, o aquí se persiguen las ideas. Y los documentos oficiales cantan.

1 comentario:

Soldado Vikingo dijo...

Pues que mire Rubalcaba el Código Penal, que ya verá como si que hay ideologías que son perseguidas.

Publicidad: