Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

martes, 9 de marzo de 2010

SOBRE LAS TARDANZAS DEL PP

Resulta que el señor Rajoy no considera necesario hablar de si -caso de llegar al poder- derogará la Ley del aborto recién aprobada, porque -dice- ya la habrá retirado el Tribunal Constitucional.
Si yo fuese mandamás del PP, me preocuparía profundamente, porque sabiendo cómo se las gasta el TC, la referencia de Rajoy indica que no espera tocar poltrona en una década. Si fuera forofo populista, me procuparía mucho esa negativa a mojarse.
Como no soy ni una cosa ni otra, lo único que quiero es dejar constancia del enorme acierto -por más que resulte extraño- de don José Luis Rodríguez, cuando afirmó que lo que le pasa al Partido Popular es que siempre llega tarde a donde ya ha estado el PSOE, en referencia a la ley de aborto de los tres supuestos, ley a la que se opuso a primeros de los 80 y ahora quiere mantener como la panacea de su postura antiabortista, expresada en concentraciones y manifestaciones no muy lejanas.
¿Que apuestan los votantes peperos a que, si don Mariano llega a La Moncloa, no toca la nueva ley?

1 comentario:

Soldado Vikingo dijo...

A mi me jode que algunos sectores del PP (y muchos militantes de base) solo se escandalicen con el aborto de los socialistas, cuando es el mismo crimen mande quien mande.

Publicidad: