Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

miércoles, 27 de enero de 2010

SOBRE LOS XENOFOBOS.

La xenofobia es, según nuestra madre Academia, el odio o repugnancia hacia lo extranjero; y según la legislación vigente, un delito.
Delito que -espero fervientemente- le sea imputado a quien proceda en justicia. Por ejemplo, a los colombianos, cubanos, chilenos, ecuatorianos, ucranianos, rumanos, estadounidenses y marroquíes que ha detenido la policía como miembros de una banda llamada Blood.
Espero, asimismo y con igual fervor, idéntica imputación a los Latin Kings, Ñetas, Dominican Don't Play, Trinitarios, Forty Two, My Family, Black Lions, Maravillosos y otras parecidas hierbas, todos ellos considerados bandas latinas y violentas por la Policía, según cuenta 20 Minutos en su página 7 de la edición de papel.
¿O es que la xenofobia siempre es nuestra, de los españolitos malos malísimos, y nunca de los que vienen de fuera a meterse con nosotros? Véase El Método Ludovico para mayor información, que merece la pena.

1 comentario:

Soldado Vikingo dijo...

Yo no soy xenófobo, si odio a esa gente es por qué se está cargando mi pais.

Publicidad: