Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

lunes, 26 de octubre de 2009

SOBRE LOS COMENTARIOS.

Comentarios a mi entrada de ayer SOBRE EL GRUPO TERRORISTA.
No se si a ustedes, amigos lectores que puedan caer por aquí, les resultará pesado que transcriba los comentarios que me dejan -fundamentalmente camaradas y amigos, aunque a veces algún cabestro también- y que a su hilo escriba lo que diría si en vez de en un blog estuviéramos en torno a un café. Me parece una forma de diálogo que -al menos a mí- enriquece y anima.
Mis circunstancias me privan del tiempo necesario para responder a todos los comentarios, y así únicamente lo hago cuando aquellas me lo permiten, por lo que ruego perdón a quienes queden sin respuesta a veces. Pero en ocasiones los comentarios suscitan un tema cuyo debate puede interesar a más lectores, por cuyo motivo los traigo a primera plana.
Este es el caso, y vamos a ello que me voy de caña.

* * * * *

Apañó dijo...
Sí, señor, ¡con dos cojones!Tampoco yo, sin ser falangista, más allá de la admiración que siento por José Antonio y el loable idealismo nacionalsindicalista, he podido evitar sentir VERGÜENZA ante las presurosas y cobardes declaraciones de quienes se dicen defensores de la integridad de la patria y la JUSTICIA.
A ver si va a ser verdad que nos hemos convertido en unos mansos sin sangre en las venas que tenemos, ni más ni menos, lo que nos merecemos.
Saludos y ¡Arriba España!

* * * * *

Alvaro Romero Ferreiro dijo...
Como no podia ser de otra manera, completamente de acuerdo contigo camarada.

* * * * *

soldado_vikingo dijo...
A mi estos actos no me han gustado, principalmente por que han dado excusa al sistema para darnos peor fama aun.Si no abandonamos ese tipo de actos estaremos asi para siempre.Cierto es que hay demasiada parsimonia hacia los batasunos, que hacen cosas mucho peores, pero si actuamos como ellos, ¿para que vamos a querer luchar contra ellos?. Por que nos habremos convertido en algo parecido, solo que luciendo distinta simbologia.En su dia los requetes lucharon alli plantando cara al enemigo en su casa por que las circunstancias eran distintas y no quedaban otras.¿No es acaso mejor llegar al poder y mejorar a España sin derramamiento de sangre entre españoles o el minimo posible?.

* * * * *

brigante dijo...
Tiene razón en todo lo que dice. La actitud de las falanges, colaborando al linchamiento y calificando a los detenidos de terroristas, es verdaderamente repugnante. Tampoco cabía esperar mucho de quienes tienen la falange como club social. La próxima vez que hagan llamamientos para apoyarles en sus ridículas excursiones al norte de España les va a hacer caso rita la cantaora.

* * * * * * * *

Antes que nada, agradecer a todos sus comentarios. Sobre los de Apañó y Álvaro, nada que decir, puesto que el acuerdo es perfecto.
Si quiero puntualizar las palabras de Brigante, porque si bien es cierto lo que dice, queda un resquicio respecto a las convocatorias al norte de España. Y es que -que sepa en el momento de escribir- la condena de esos cinco detenidos -camaradas detenidos- sólo la ha realizado FE-JONS, alegando, además, un perjuicio por la usurpación de su nombre.
No deseo entrar en polémicas con FE-JONS y sus marcas registradas, ni con sus condenas o sus silencios, o su -lo siento, tengo que decirlo- ridícula persecución a Franco. Pero tengo mis razones y mis sucesos -demostrables con testigos, ya que no con pruebas documentales-, para no escuchar unas voces que, con demasiada frecuencia, no distinguen desde donde hablan. Prefiero no contar viejas historias, pero mejor que no me tiren de la lengua. O, en este caso, del cable del teclado.
En suma, que hay otros grupos falangistas -que si no tienen el nombre completo sí tienen el completo espíritu- que tienen otra madera y otras maneras. No es justo englobar a todos por igual.
Y con respecto al comentario de Soldado vikingo, alguna precisión también, porque acaso se me quedó corta la parrafada del otro día.
Ni me gusta la violencia, ni jamás le pegaría a nadie un tiro por la espalda, ni se lo pegaría a alguien desarmado y en frio. Nunca pondría una bomba y menos aún mandaría hacerlo. No le haría ascos a disparar en combate, o en defensa de los míos; o en mi propia defensa, porque tampoco es cosa de dar facilidades al enemigo.
Nunca se me ocurriría que la defensa de mis ideales debiera pasar por el incendio de cajeros bancarios, de autobuses, de contenedores de basura o de estaciones de tren. No es mi ideal de lucha quemarle el chiringuito a algún cabrón, pero si la justicia no le echa mano al cabrón, de alguna forma habrá que hacerle ver la luz. Vamos: que si unos guarros le queman el negocio a un hombre de bien y la justicia no actúa, acaso haya de actuar otra mano.
Lo único que veo de malo en las represalias -cuando ha lugar- es que mientras a los cerdos rojos, los separatistas rojos, los terroristas rojos, los hideputas rojos, no les pasa nada, a nosotros nos entrullan por una milésima parte. Es devolverla o dejarse pisar, y si bien como católicos deberíamos poner la otra mejilla, no creo que el mandato evangélico se refiera a los pueblos.
Eso, amigo, no es actuar como ellos, sino defenderse. Defenderse por propia mano, cuando la justicia -con minúscula- está vendida a lo políticamente correcto, y la Justicia -con mayúscula- está ausente y desterrada.
Esa -hacer creer que somos todos iguales- es la maniobra del sistema desde hace más de 30 años. Empezando -no se si hubo algún caso anterior, pero valga como ejemplo- por el famoso asunto de los abogados laboralistas de Atocha, que tan bien les vino a los politicuchos para acabar legalizando al PC, y en cuya preparación intervinieron los Servicios de Presidencia del Gobierno, que era el CESID o el CNI de la época Suarezca.
Siempre habrá alguien demasiado desesperado o exasperado para empujarle en la dirección que a ellos les conviene; siempre habrá alguien ingenuo de más o precavido de menos para usarle de cabeza de turco y dar una coartada al sistema. Volvió a ocurrir exactamente lo mismo con el 23-F, por no citar más casos que ya se me hacen nebulosos.
Y de estos manejos puedo dar testimonio directo, porque a una veintena de camaradas se nos quiso embarcar en una aventura grotesca en la que, gracias a Dios y al saber manera de nuestro jefe, no caímos.
En resumen: que el sistema quiere presentar como equivalente a los batasunos y etarras y a esos cinco camaradas detenidos por unas pintadas, por mandar una bala en un sobre -cosa que no hace mucho daño-, y por desperfectos no descritos en algunos edificios o mobiliario urbano. Y, se pongan como se pongan, no es lo mismo.
¿Apruebo, pues, los métodos de esos cinco detenidos?. Yo no lo haría, probablemente por falta de valor; pero lo que no voy a hacer de ninguna de las maneras es condenarlos.
Llegar al poder sin derramamiento de sangre era el deseo de José Antonio, que -no sé si en el proceso de Alicante o en su testamento, y no tengo la documentación a mano- afirmaba haber deseado un proceso de maduración serena que hiciera posible el entendimiento para evitar la guerra.
Pero para que haya entendimiento tiene que haber voluntad por las dos partes. Dos no se pelean si uno no quiere, cierto. Pero -Rafael García Serrano lo escribió- el que no quiere se lleva todas las bofetadas.

5 comentarios:

soldado_vikingo dijo...

Otra vez vuelvo a darte la enhorabuena por el escrito y la razón que transmiten tus palabras.

Apañó dijo...

"Esa -hacer creer que somos todos iguales- es la maniobra del sistema desde hace más de 30 años."

Et voilà!
Llevo tiempo señalando que no debemos caer en las trampas retóricas de la retroprogresía "buenista" que, valiéndose de una sistemática perversión de la dialéctica, ha conseguido que las masas crean en igualitarismos imposibles, falaces y del todo inmorales.

Saludos y ¡Arriba España!

brigante dijo...

Existen comunicados condenatorios por parte de las tres falanges: FE-JONS, FE-LF y FA.

FE-JONS
http://www.falange.es/index.php?option=com_content&task=view&id=611&Itemid=2

FE-LF
http://www.adn.es/politica/20091023/NWS-1154-Tradicion-Falange-desvincula-violencia-condena.html

FA
http://falange-autentica.org/article.php?sid=1184

El caso de FE-LF es especialmente sangrante, puesto que su Jefe, en el acto que recientemente realizó en Pamplona, jaleó a Falange y Tradición y se hizo el gallito, según recogió la prensa y como por otra parte es habitual en estas "excursiones" al norte. Y además constan unas pintadas que este grupo realizó en el portal de De Juana firmadas con el nombre de su grupo y que luego publicitaron tranquilamente en su web.

Pero bueno, que me parece fatal la actitud de los tres partidos falangistas. Por salvar su culete (léase chiringuito) son capaces de vender a cualquiera. Que no vengan luego con discursos maximalistas con respecto a Vascongadas. O qué es esto de poner tronos a las premisas y cadalsos a las consecuencias.

Tizona dijo...

Quería agradecer al autor de este blog, la orientación y el trato que ha dado a la noticia de la detención del grupo "terrorista". La comparto absolútamente.

R C E dijo...

Vaya, no conocía lo que señala Brigante. Siendo así, se ve que las tres han quedado al mismo nivel.

Gracias a todos y una especial bienvenida a Tizona

Publicidad: