Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

domingo, 18 de octubre de 2009

SOBRE LA APLICACION EN HUMANOS.

La que espera conseguir -dice Público- un tal Gero Miesenböck, director de un estudio que ha logrado controlar la memoria de unas moscas, para que recuerden un trauma que nunca sufrieron.
Es decir, que les manipulan unas neuronas para hacerles creer y recordar como cierto algo que nunca ocurrió.
Lamento decirle al señor Miesenböck que llega tarde. En España eso es el pan de cada día desde hace 33 años.

1 comentario:

soldado_vikingo dijo...

No se que pretenden los cientificos en algunas ocasiones, su trabajo es buscar solucion a los problemas como las enfermedades humanas, no usar seres vivos como titeres.

Publicidad: