Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

jueves, 17 de septiembre de 2009

SOBRE LOS LUJOS INNECESARIOS.

Que estamos en crisis -económica, digo ahora- lo sabemos todos; incluso desde antes de que el señor Rodríguez confesara que había crisis, tras negarlo repetidamente hasta que le metieron las papeletas por la urna, siguiendo el camino recto que -para los socialistas- es la mentira.
Entre paréntesis: para los peperos también, y no digamos para los soviéticos de guardarropía que quedan por alguna esquina, y para los giliprogres de camiseta del genocida Che Guevara; y para los antifascistas -que también son antisistema, y antijabón, y antineurona, y antitrabajo-; pero ahora hablo del que negó la crisis, y ese fue el rojo Zapatero. Fin del paréntesis.
Bien; pues como estamos en crisis -por culpa de Bush, evidentemente- tenemos que prescindir de los caprichos. Y hé aquí que, según cuenta 20 Minutos citando un informe del Instituto Nacional de Estadística, los divorcios han bajado en un 13,5% en el año pasado.
¡A ver si ahora va a resultar que lo de divorciarse es un capricho más de la sociedad de consumo!

2 comentarios:

soldado_vikingo dijo...

Los divorcios han disminuido y ahora los que se divorcian no montan numeritos por que no tienen dinero para sacarse lo maximo el uno al otro.

SPEER dijo...

Contigo pan y cebolla.

Publicidad: