Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

miércoles, 4 de marzo de 2009

SOBRE LA NULIDAD.

Nulidad de pleno derecho de la retirada de la estatua de Francisco Franco de su emplazamiento en Nuevos Ministerios; retirada que el fantasmal señor Rodríguez ofreció a su amigo y asesino Carrillo como regalo de cumpleaños.
Bien, pues el Tribunal Superior de Justicia de Madrid según informan Qué! -página 6 de la edición de papel-, y 20 Minutos la ha declarado nula.
Ahora, espero impaciente a que este Gobierno, tan respetuoso con las sentencias judiciales, con las investigaciones judiciales, con el apoyo a los jueces, etcétera, cumpla su obligación y proceda a la restitución de lo sustraído al pueblo de Madrid, máxime cuando ya el juez Garzón ha determinado que el Excelentísimo señor don Francisco Franco Bahamonde, Generalísimo de los Ejércitos, ha fallecido.
Otrosí, espero que al asesino Santiago Carrillo se le de un disgusto equivalente a la satisfacción que le pudiera producir la retirada ilegal e ilegítima de la estatua de Franco, a cuyos efectos -si no se me adelanta alguien con mayor jerarquía y derecho- me ofrezo voluntario.





2 comentarios:

Rafa Martín dijo...

Yo tambien me ofrezco voluntario.
La retirada de dicha estatua se COMETIÓ en Marzo de 2005. Hace ya cuatro años. En aquella entonces se abrió un concurso para poner otra estatua y es el dia de hoy que no han puesto nada. Fiel reflejo de la ausencia total de ideas constructivas. Solo saben destruir.

Rafael C. Estremera dijo...

Estarán esperando un buen modelo. ¿Acaso un Bermejo rampante, en gules que es lo suyo, con los cuernos -de muflón- en los cuartos traseros?

Publicidad: