Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

martes, 10 de febrero de 2009

SOBRE EL ASESINATO DE ELUANA.

Y esto no lo digo yo -que también- sino el Vicepresidente del Senado italiano, tras el fallecimiento de Eluana Englaro, a los tres días de ser condenada a muerte por hambre y sed, y a pesar de que el supuesto médico Alberto Defant, que tras varios años cuidándola la ayudaba a morir, afirmase que se encontraba en perfecto estado físico y aún podría vivir catorce días sin alimentación.
Usemos la lógica. Si la fallecida estaba en perfectas condiciones físicas unas horas antes de fallecer... ¿es que no ha muerto por hambre y sed, sino por otros motivos? Pregunta que, pienso, debería hacerse algún fiscal italiano.
Pero aún me hago otra o, por mejor decir, otro razonamiento. Si Eluana Englaro ha fallecido mucho antes del pronóstico médico, es evidente que los médicos se han equivocado. Y si han cometido tamaño error, ¿no cabe pensar que también lo pueden haber cometido al diagnosticar que su estado de coma era irreversible?




5 comentarios:

Rafa Martín dijo...

El caso es que, a no ser que se tengan muy claras las ideas, el mensaje de muerte de la progresía internacional, cala.
Conozco gente de buena voluntad, NADA PROGRES, pero no demasiado instruída, a los que nadie les ha enseñado la grandeza del valor de la vida en cualquiera de sus fases, a los que el caso les ha conmocionado y se han posicionado a favor de la atrocidad cometida con Eluana.
Van a por ello. El mensaje de falsa lástima llega a la inculta masa, y poco a poco van modelando las conciencias a su antojo.
Muy triste.
Un abrazo Rafael.
¡¡¡Viva España!!!

Anónimo dijo...

Igual estaría bien que supieráis que "ha formar parte" va sin hache. Por si queréis escribir algo como "ha formar filas", que pega con vuestro criterio fascista y tono.

Rafa Martín dijo...

Para anónimo.
No me importa reconocer que cometo algunas faltas de ortografía.
No me importa reconocer que cometo algunas faltas de respeto.
No me importa reconocer que cometo algunas faltas de disciplina.
No me importa reconocer que soy fascista.
No me importaría nada ir a formar filas.(Por España)

Rafael C. Estremera dijo...

Así es, amigo y tocayo.
Los progres y los tontos -como el anónimo que se piensa que lo de "fascista" en un insulto, animalito- se valen de casos extremos para sembrar la duda. No se enteran de que autorizar un asesinato equivale a autorizar cualquier asesinato, y que pasado mañana lo mismo les toca a ellos porque un decreto establece el C.I. mínimo en una cifra a la que ellos no llegan.

Un abrazo.

Puto italiano de mierda dijo...

Vereis, putos fascistas de mierda, la eutanasia y el aborto deberían legalizarse, y así mejorar el papel de la mujer. Si fuese por vosotros, la mujer estaría encadenada a una pata de la cama.
Además, mne cago en Franco y en su putisima puta madre

Publicidad: