Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

miércoles, 2 de mayo de 2012

SOBRE LA RAPIDEZ.

La rapidez -decía el maestro Rafael García Serrano- es una virtud que demuestra seguridad y elegancia.

Evidentemente, el señor Rajoy es lento, y la elegancia política la tiene donde las avispas la gracia. Creo que esta afirmación ni siquiera necesitaría demostración, por puramente tautológica; pero, ya puestos, diré que me refiero al nuevo robo que ha sufrido una empresa española -en este caso estatal- a manos de un aborigen americano.

El indito Evo ha decidido echar carnaza a sus legiones famélicas nacionalizando la filial boliviana de Red Eléctrica de España, acusándola de invertir poco en el país; y por mucho que el señor De Guindos diga que no tiene que ver con lo de Argentina de hace unos días, lo que resulta obvio es que el mensaje está claro. Durante años, los barcos españoles que faenaban en el Índico estaban señalados como presa fácil; ahora, parecen que son las empresas españolas las que resultan baratas de robar, porque la falta de rapidez del Gobierno del señor Rajoy en su respuesta al robo de Repsol ha abierto la puerta a la imitación.

Y repito lo del otro día: no es cosa de enviar tropas -aunque si algún comando volase unos cuantos kilómetros de red o algún pozo se me alegrarían las pajarillas, a qué negarlo-; pero sí es cosa de romper relaciones diplomáticas, de pedir visado para permitir la entrada a los naturales de aquellos países, de deportar inmediatamente a cuantos estén en España de forma ilegal, de recomendar enfáticamente la salida de capitales españoles de aquellos lugares donde la seguridad jurídica no esté garantizada y, por supuesto, de suspender cualquier tipo de ayuda al desarrollo y de reclamar de inmediato la devolución de préstamos.

3 comentarios:

Ocón dijo...

Buenoooo. Tú, Rafael, todavía estás en un mundo paralelo cuando deberías estar en este, el mundo para lelos.
Intento imaginarme a ALGUNO de por aquí tomando tantas medidas y me mareo (falta de costumbre será).
Es verdad lo que se dice por ahí, qué raro que el moro se esté tan quieto y callado. No aprovechó (más) cuando ZP y ahora...
Muy raro

Hala, a seguir aguantando, ¿queda mucho?

Saludos

Anónimo dijo...

Por Dios, pero cómo van a ser contestatarios estos del PP, no sea que los llamen "fachas" o COSAS PEORES.
Tengo mezclas de sentimientos entre tragicómicos y ganas de vomitar, al ver todas estas manifestaciones que día sí y día también nos hacen estos "sindicalistas" con carné y sueldo (pero sin trabajar, of course) que entre sus variopintas pancartas (pagadas con el dinero de todos los españoles sin pedirles permiso) incluyen perlas como "NEOFRANQUISMO NO".
Vaya, ¿con Franco teníamos que mantener 17 gobiernos con sus legiones de apesebrados, enchufados, cleptómanos e ineptos despilfarradores? ¿con Franco teníamos tantos cientos de miles de "liberados" de currar pero no de cobrar? No sé, yo nací cuando Franco fallecía y además soy falangista (no franquista pero tampoco antifranquista POR MODA), pero mis mayores me cuentan que se cumple aquello de "CUALQUIER TIEMPO PASADO FUE MEJOR".

Un saludo afectuoso al autor de este blog y a todas las personas de bien que lo lean, despidiéndome con mi anhelo sincero:
¡Arriba España! (que falta nos hace).
Falangista_pileño.

27puntos dijo...

Según viste el indigena era mejor que hubiera nacionalizado ZARA.-

Publicidad: