Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

sábado, 7 de abril de 2012

SOBRE UN DOCUMENTO DE LA GUERRA DE LAS MALVINAS.

Gracias a Dios, tengo amigos -buenos, aunque a distancia- y camaradas -aquí no hay catalogación; el camarada es camarada, y punto- en buena parte del solar hispano. Solar que comprende -¿cómo no?- la tierra hermana de Hispanoamérica.

Uno se pregunta a veces qué hubiera sido del mundo, si el felón Fernando VII, el traidor Riego y los criollos ensoberbecidos -los progres de la época- no se las hubieran apañado para destrozar la unidad política de la Hispanidad; qué hubiera sido del mundo si aquellas -como las denominaba la Pepa, en otras cosas tan malhadada y en esto tan certera- provincias de ultramar hubieran formado piña con la España del Viejo Mundo, y hubiera sido posible establecer una unidad política, sin imposiciones pero sin dudas. El mundo, sin duda, hubiera sido mejor, y la Hispanidad un contrapeso al pirata inglés y al mercachifle yanqui.

Esto viene a cuento de que, gracias a un amigo argentino, he tenido conocimiento de un documento histórico y espeluznante, y cuando ustedes lo lean -cosa que, evidentemente, les encarezco y recomiendo- me dirán si no es cierto.

El documento está situado en la guerra de las Malvinas, de la que se han cumplido 30 años. Aquella que el gran ciprés Calvo-Sotelo Bustelo -mascarón de proa receptor de todas las bofetadas de la pasada por la izquierda pactada y próxima- consideró distinta y distante, para vergüenza de los españoles y escarnio de la Historia.

Se vio entonces una guerra colonial, y cómo las democracias del ancho mundo se alistaban de guardaespaldas de los piratas ingleses, que sin declaración de guerra disparaban contra los buques argentinos fuera de la zona de exclusión en torno a las islas. Se vio como los yanquis velaban por su colonia británica, y como Occidente perdía las últimas gotas de decencia que le pudieran quedar.

Algo así quise representar -con la colaboración de un dibujante amigo, porque mis habilidades artísticas son nulas- en la portada de la publicación que por entonces dirigía, y ahí la tienen ustedes.

Ahora -enlazo con el principio- un amigo argentino me hace llegar el enlace a un blog de aquella nación hermana a la que los españoles tanto debemos. Como no quiero copiarlo, porque el lugar merece su visita, sólo les animo a que visiten el sitio y lo vean por sí mismos:


3 comentarios:

C S Peinado dijo...

No creo que le debamos nada a los Argentinos. Nos apoyaron en tiempos de la autarquía porque Perón compartía ideología con Franco, del mismo modo que éste envió maquinaria agrícola a los Castro, comunistas, por ser descendientes de gallegos. Se enorgullecen de tener sangre española, pero a San Martin no le tembló el pulso de venderse a los ingleses para expulsarnos de allí. No veo porque debemos tener lástima de un suceso que fue provocado por los mismos que los ayudaron a independizarse. Sobre todo tras la alegría de Kirschner por no tener representante español en las celebraciones de la independencia de dos mil diez.

Lo siento, pero lo mismo que nosotros tenemos nuestro Gibraltar ellos tienen sus Malvinas. Ajo y Agua.

Un saludazo.

Anónimo dijo...

NO,seguro que no nos deben nada. Nosotros les debemos mucho :la lengua, las costumbres,la FE .El tema de SAN MARTIN es discutible.Pero lo que hagan o digan los kirchner no tiene nada que ver con ARGENTINA ,ya que esos no tienen Patria.
ROBERTO ESTEVEZ murio heroicamente defendiendo una FE ,una RAZA,una CULTURA y esa es la que le debemos a ESPAÑA ,le guste o no a quien fuera.
Murio peleando valientemente contra el materialismo sajon ,creyendo firmemente,a diferencia del pirata usurpador,en la Resurreccion de la carne y en la vida perdurable.
MALVINAS VOLVEREMOS ¡¡¡¡¡
ROBERTO ESTEVEZ ,MARTIR DE LA PATRIA : PRESENTE ¡¡¡¡

CRIOLLO Y ANDALUZ

Francisco Novo Alaminos dijo...

Soy un viejo ya con Alzheimer....ME EMOCIONA
SU BLOG, hace tiempo que lo tengo en favoritos pero mi mente se va....Nos esperan GRANDES PENAS
pero la Fé mantiene también nuestro amor a un Pueblo Grande en donde no se ponía el Sol...
Un abrazo cordial..........

Publicidad: