Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

miércoles, 19 de octubre de 2011

SOBRE EL LEGADO. Y DOS HUEVOS DUROS.

Lo que importa es que el señor Brown, Marrón que tu lo llamas, lo que significa es Castaña, sin contar que a los negros, que desde EEUU les llaman Castaños por no decir "negroes", que es la palabra que se les dio hasta el S. XX entrado. Véase Nigeria. A los que no saben lo de Castaña y a los que quieran dársela.

Pues tienes toda la razón: el señor Castaña, que la está cometiendo por dinero ahora mismo en Sansestabién, no pasará a la historia. Evidente. Pero el señor Zapatero llegará como las pezuñas del caballo de Atila, que, tal Atila en persona y como educación, hizo menor daño por mucho que pisoteara la hierba. De casta dijo que le venía, el muy galgo. Ni siquiera como caballo.

O sea, me pregunto cómo pasará las páginas de la historia armado con las pezuñas. Pero, Rafael, tienes razón con las comparaciones que haces, sin duda, pero se te han olvidado El Obispo don Oppas, el Conde Don Illán (Julián), y, obligatoriamente, Bellido Dolfos que, como suena, era hijo de Dolfos Bellido. Y no te hablo ya del Alfonso, el rey que se la tenía jurada al Cid, o sea, al Señor.

Pero más, mucho más que todos ellos son los Capitanes Generales, o sea los Jefes del E.M. del Ejército, que. pudiendo, en sabiduría y fuerza, pero no en huevancia, han dejado que la ETA siga en la matanza pudiendo haberla eliminado, del todo, en cuatro meses. El trabajo que les quedaba era enterrar la carroña. Ninguno más. Como en el asalto al "miserable Cinturón de Hierro".

Y ojalá que algún etarra me lea (o su puta madre) y decida venirme. Ya soy viejales, Rafael, pero me siento a punto. Y me cago en las ideas del loco que se tomó en serio las bobadas de Marx y de Lenin y de los maricones que aplaudieron y brindaron con champán, el 21 de Noviembre (1975) y los que lo negaron luego: cobardes a paletadas. Y en los masones que tanto organizaron.

Nos han traído hasta aquí y merecen castigo serio. No por malos, sino por gilipollas analfabetos, además de maricones, claro.

Y si es necesario digo mi lugar, además de Arturo: San Antonio 53, Alayor, Menorca. Y que me pillen si pueden, que no.

Arturo Robsy, con los forros heridos de una vez.

Un taconazo, como dice un mi amigo. Y que nadie se nos vaya de rositas desde el Siglo XVIII. Eso lo digo yo. Y no lo llamo "revancha" porque es barbarismo. Y bárbaros también podemos serlo. Y dar caza.

Y luego, a vigilar y no a la hamaca. "Camaradas, siempre alerta estad". Se nos olvidó el imperativo.

P.D. Y lo que digo, como dirección, puede aventarse. A los cuatro vientos, y hacia la Rosa de los ídem. Sé lo que digo y las ganas casi me pervierten. O sea, Arriba España, así reviente este servidor de la Patria cansado.

1 comentario:

Ocón dijo...

Siempre habrá unos pocos con los c...... que no sumamos entre todos los demás. Lástima del tacaño reparto de '00', de cerebros y de vergüenza.

Publicidad: