Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

sábado, 14 de mayo de 2011

SOBRE LA MULTITA.

Dice El Imparcial que la Comisión Nacional de la Competencia ha decidido imponer una multita de 61 millones de euros a las empresas de suministrio eléctrico, por haberse puesto de acuerdo para fijar los precios, y por dificultar el cambio de comercializador en el mercado libre.

A mi todo esto me suena a chino -o a alemán; vaya, que no entiendo ni media-, pero me parece que el resultado es el de costumbre: que hemos pagado más de lo que deberíamos, como siempre; y se han beneficiado los de siempre.

Sesenta y un millones son muchos euros, pero habría que saber cual es la proporción respecto a los que nos han sacado del bolsillo, porque el problema de estas multas suele ser que sale rentable pagarlas. Además, ¿quien se queda los 61 millones?. Porque a los clientes estafados no nos los van a devolver.

Lo dicho: negocio redondo para los estafadores y para el Gobierno.






1 comentario:

Carlos Fernández Ocón dijo...

Una imaginativa manera de cobrar más impuestos

Publicidad: