Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

viernes, 11 de septiembre de 2009

SOBRE EL CUBO DE LA PORQUERÍA.

Hay en la región de Cataluña un hijos de puta llamado Santiago Espot. Bueno, por haber hay muchos: tantos como renuncian a su madre España; pero así llamados y que haya salido en los papeles, sólo este por el momento.
El hijo de madre desconocida Santiago Espot es presidente de Catalunya Acción, chiringuito del que debe comer porque no se le asigna otra ocupación conocida. Y este hijo de puta, cabrón sin pintas siquiera, gilipollas cum laude, mamarracho oceánico, dice que el Estado español es “un cubo de basura donde se aboca toda la porqueria”.
Tiene razón el idiota en esto. En España llevamos muchos años recogiendo basura.
La solemos poner de presidentes de grupitos gilipollas.

4 comentarios:

soldado_vikingo dijo...

Es una pena que todos los gilipollas los tengamos aqui en España.Creo que ese es uno de los motivos por los que la gente pierde el orgullo nacional.
PD: le invito a visitar mi blog Una, Grande y Libre: www.vnagrandelibre.blogspot.com

R C E dijo...

Con tu permiso, pongo tu página entre mis enlaces. Adelante, amigo; buen trabajo.

La última bandera. dijo...

Cuanto tonto y que pocas balas...

R C E dijo...

Nada, nada; seamos democráticos y cumplamos con le liberté, la egalité y la fraternité: guillotina, que cunde mucho y cuesta poco.

Publicidad: