Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

martes, 30 de junio de 2009

SOBRE EL AYUNTAMIENTO DE MADRID.



Que -por mucho que la etiqueta, la cortesía, o los decretos, digan lo contrario- no es Excelentísimo ni por el forro, de la misma forma que no lo son sus ediles, y ni se acerca el tarado del alcalde.
Ayuntamiento -o ajuntamiento, por mejor calificar- que se permitió ayer la heroicidad de retirar -a propuesta de IU, esto es, izquierda (h)undida, que tiene que justificar sus lustrosos sueldos con algo, y con el voto favorable de PSOE y PP- los títulos de Alcalde Honorario, Hijo Adoptivo y medallas de Oro y de Honor a Franco. Al Excelentísimo Señor D. Francisco Franco Bahamonde, Generalísimo de los Ejércitos y Caudillo de España por la Gracia de Dios, para lo que gusten mandar.
IhU, evidentemente, es un dinosaurio; es una recua de trogloditas que -a más de desconocer la caída del Muro de Berlín, consecuencia normal de su feroz incultura- viven mirándose los complejos de su ombligo. Ya lo dijo Longanessi: no tienen ideas, sino antipatías. Y para qué se van a molestar en ponerle las peras a cuarto al alcalde Gay-ardón por minucias como el cochecito de medio millón de euros, cuando pueden luchar contra Franco.
Los Pesoístas son una turba incivilizada, que no tiene siquiera antipatías, sino tópicos. Y además, debe joderles sobremanera que el régimen de Franco fuera infinitamente más social que este invento marxista-chavezista-zapaterista. Los socialistas son una plaga, tienen un concepto puramente patrimonial del Estado que usurpan y confunden con el partido y su santa voluntad de cabrones. Y, desde luego, es mucho más cómodo luchar contra Franco -sobre todo ahora que el puñetero Garzón ha descubierto que falleció- que ocuparse en asuntos como el paro, la corrupción de su Chaves, de su Sáinz al que el CNI hasta le ha pagado los impuestos, de sus rojos Bermejos, de sus rojos garzones, de sus alcaldes a quienes no les importa la subida de impuestos de la gasolina porque ellos tienen coche oficial. No; mejor contra Franco, que se vive de perlas.
Y los peperos... ¿qué decir de los peperos? ¿Qué decir de este Gay-ardón que no tiene otra función en esta vida pública que la de ser la mosca cojonera del PP, la ambición hecha cretino y tontolaba oceánico, según puede quien guste comprobar en este enlace?
Pues de los peperos se puede decir que no les vale la frase precitada de Longanessi. Porque los peperos no tienen antipatías, sino cobardías. Son cobardes, son fanáticos de la mediocridad, del malminorismo; son tahúres acomplejados, sinvergüenzas cómodos, charlatanes falsarios, componentistas patológicos.
Y son, obviamente, traidores. Traidores a las ideas que propalan en campaña electoral; a los hooligans que les votan, a los papanatas que les encumbran, a los necios que los siguen.
Son cobardes y ladinos hasta cuando pretenden ser decentes, como esos dos concejales peperos -Fernando Martínez Vidal e Iñigo Henríquez de Luna- que a la hora de votar se ausentaron para no dar su conformidad. ¡Con lo fácil que resulta decir NO, y poderse mirar al espejo a la hora de afeitarse!
En fin, que todos, de la manita como parvulitos asustadizos han retirado a Franco los presuntos honores que en su día le concediera el -entonces, si, Excelentísimo- Ayuntamiento de Madrid. Un ajuntamiento que surte de píldoras abortivas a sus golfas predilectas; que sufraga mascaradas de titiriteros cabrones, como el difunto Rubianes; que roba a multa armada y a impuesto descalzonado a los desesperados conductores; que hipoteca el futuro de generaciones de madrileños con proyectos como la Playa de Madrid, que es para descojonarse vivo; pues bien, este ajuntamiento de Gay-ardón, que subvenciona la mariconada anual del despiporre sodomita, ya no tiene como Alcalde Honorario e Hijo Adoptivo a Francisco Franco.
¡Gracias a Dios!

6 comentarios:

Rafa España dijo...

Ademas, estimado Rafael, los "imparciales" de la SER, (manda huevos ponerme a escucharles) de qué manera criticaban las dos ausencias peperas (Fernando Martínez Vidal e Iñigo Henríquez de Luna) a la hora de votar la propuesta comunista.
¡Que les den! La cobarde inacción de estos dos sujetos ha propiciado su vituperio por las dos bandas.
Estoy contigo. Jamas aceptaría yo ser "miembro de honor" de una casa putas.

Alvaro Romero Ferreiro dijo...

Excelente articulo,que comparto de la A a la Z y que me gustaria que me dieras permiso para copiar y pegar en mi blog,decarando su procedencia.Esperando tu respuesta.AE

27 puntos dijo...

http://27puntos.blogspot.com/

Saludos rafael.-

RCEC dijo...

Pero hombre, Rafa, ¿cómo se te ocurre poner la SER, que está llena de hijos adoptivos de esas casas que citas (y de citas)?

Muchas gracias, Alvaro; y, por supuesto, tienes mi bendición permanente para copiar todo lo que te parezca de interés.

Saludos, 27. ¿Qué tal va todo? Por mi parte, muy liado.

27 puntos dijo...

Ya pensando en las vacaciones que me quedan ya pocos dias para cogerlas.

Por lo demás, gracias a Dios, todo va muy bien.

Apañó dijo...

Excelentísima, sin duda, se me antoja esta valiente reflexión.
Felicidades, Rafael, por saber "retratar" con tanto acierto la España miserable, traidora y cobarde, que nos somete a lo mediocre y nos anula lenta pero imparablemente.

Saludos y ¡Arriba España!

Publicidad: