Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

lunes, 2 de marzo de 2009

SOBRE EL RESULTADO GALLEGO.

Donde el PP vuelve a obtener mayoría absoluta, tras la pasada por el socialseparatismo.
La prensa, en general -al menos la gratuíta, que es la única que veo por razones obvias-, atribuye el triunfo del PP a un castigo hacia Rodríguez Zapatero por la cuestión económica. Lo que no explican es, entonces, por qué ha mejorado el PSOE sus resultados en Vascongadas.
En mi modesta opinión -tan válida, al menos, como la de cualquier plumífero- lo que ha dado votos al PP en Galicia es el despiporre de gastos suntuarios ya conocidos, y la política sectaria del separatismo más soez, con las contínuas amenazas por el simple uso del español, pongo por ejemplo.
Haría bien el PP en aplicarse el cuento, porque caso contrario volvería a traicionar a sus votantes -actitud habitual, por otra parte, y hoy me comenta mi camarada Arturo que el señor Núnez Feijoo ya comenzó a despacharse en galego, como hiciese habitualmente su homo antecessor, Fraga-, con consecuencias nefastas para el Partido Popular -lo cual no me preocupa en absoluto- y para España.
De los resultados en Vascongadas no merece la pena hacer comentario. Volverán los felices momentos de ir de la manita los penesociatas, o los socialpeneuveros, cuando doña Rosa Díez disfrutaba poltrona. Al tiempo.

4 comentarios:

La última bandera. dijo...

La única buena noticia que se puede desprender de los resultados en Galicia es la salida de las instituciones del separatismo "oficial", es decir, del BNG, que controlaba la televisión publica gallega y la educación, siempre es bueno sacar a esa gente de cargos oficiales y quitarles el poder, ahora bien, la otra opción, la ganadora, resulta cuanto menos, inquietante, pues el señor Feijóo es un centro reformista, que se mueve en la peligrosa linea del gallegismo pseudonacionalista, el tiempo dará y quitará razones pero lo único claro es que ahora el PP puede demostrar que no es lo mismo, (o si) que el anterior gobierno gallego, no estaría mal por epezar eliminando la inmersión linguistica, y las galaescoescuelas, Galicia ha demostrado que el camino hacia la separación de España y la batasunización no es el suyo,¿será consciente de ello Nuñez Feijóo?, veremos...

Rafa Martín dijo...

Entre nosotros, sin que me podais acusar de pepero, me alegro de este resultado en Galicia, aunque solo sea por amargarle el fin de semana a ZP.
Tampoco soy del Atleti, y ¡cómo disfruté de los goles de Agüero y compañía.
La buena noticia, en cuanto a las autonomías se refiere, pasaría por un numero.
155.

Txiripitiflautiko dijo...

No nos engañemos: la partitocracia no es más que una farsa en la que los políticos van diciendo lo que la gente quiere oir en cada momento. Como dice el viejo dicho marxista (de Groucho): "Estos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros". Parece el discurso de cualquier político español actual ¿o no?

Rafael C. Estremera dijo...

También, puesto a elegir entre dos males, prefiero el menor o -como es el caso- el mismo mal, pero más lento.

Todos son lastimosamente iguales y, si algo bueno tiene esto, es que o bien el PP endereza el rumbo, o la gente -aunque sea poca- se acabará dando cuenta de las cosas.

Publicidad: