Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

martes, 15 de marzo de 2011

SOBRE UNA ADVERTENCIA

Con la que -me juego un cartón de Habanos- estaránde acuerdo incluso los no fumadores:


2 comentarios:

Carlos Fernández Ocón dijo...

Lo paso

Anónimo dijo...

ARRIBAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA ESPAÑAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA COÑOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

Publicidad: