Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

jueves, 24 de febrero de 2011

SOBRE UN REPORTAJE DE ACTUALIDAD.

Me llega de Barcelona la imagen que por ahí abajo tendrán ustedes, si los duendes de los microchips lo permiten, y mi comunicante se preocupa por si, al estar escrito en catalán, no lo entendiera.
Gracias a Dios, el catalán es una lengua que me resulta relativamente accesible por escrito -al oído es otra cosa, pero es que soy un orejón y no pillo ningún idioma ajeno al mío-, y además la cosa está clara. Díganme si no, si no es evidente que este reportaje de actualidad -que de eso se trata aunque tenga formato de viñeta- tiene toda la razón del mundo.

2 comentarios:

Carlos Fernández Ocón dijo...

Muy bueno, como lo que corre por ahí con el 'tu banco y cada día el de más gente'

Un saludo

Apañó dijo...

Sea lo que sea la entidad financiera, caja o banco, el cliente siempre acabará "ben fotut" (bien jodido)

Publicidad: